22/05/2024
01:35 AM

Juan Santos: 'Centroamérica no está sola ante la violencia'

  • 14 abril 2012 /

El mandatario colombiano dice que no puede haber otra cumbre en la que prevalezca el subdesarrollo de Haití.

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, se ha sumado al grupo de presidentes y cancilleres de los Estados de las Américas que asisten hoy a Cartagena, Colombia, para la inauguración de la VI Cumbre de las Américas.

El evento fue inaugurado con el ingreso de los mandatarios al Centro de Convenciones de Cartagena. Posteriormente, Shakira, la cantautora colombiana, entonó las notas del himno nacional del país anfitrión.

José Miguel Insulza, secretario general de la OEA (Organización de Estados Americanos), ofreció el discurso inicial en el que resaltó que ante los nuevos retos de la región -como el narcotráfico, los embates de la economía, el crecimiento y el cambio climático- se deben buscar nuevas estrategias regionales para seguir creciendo en la manera en la que se ha hecho en la última década.

Insulza destacó que no todo se debe focalizar en el crecimiento económico, sino también en el crecimiento y en el desarrollo social, respetando la autonomía de cada país y bajo el respeto a la Carta Democrática.

Posteriormente, Alicia Barcena, secretaria ejecutiva de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) y representante de Ban Ki-moon, secretario general de la ONU (Organización de Naciones Unidas) destacó los avances económicos de la región. 'Algo está claro, el sur ya no es el sur, Centroamérica y el Caribe, tampoco. La Cepal sostiene que llegó la hora de la igualdad... Nuestra región debe crecer más y mejor', expresó.

Además destacó la importancia de las empresas regionales y de las micro, pequeñas y medianas empresas para conectar la región y señaló la importancia de que se den reformas políticas, tecnolóigicas y logísticas para que se facilite ese papel. Destacó la importancia de incrementar la inversión a los niveles que tiene Asia y la zona del Pacífico, y manifestó que el tema de acceso a servicios de energía eléctrica y telecomunicaciones debe mejorar 'para que hayan logros concretos y los precios bajen'.

El presidente anfitrión, Juan Manuel Santos, resaltó la cumbre como foro de unión para la región y destacó la coyuntura de desarrollo que afronta la región. 'Debemos aprovechar esta cumbre para que nuestro hemisferio surja con propuestas para el desarrollo de nuestras comunidades. Ya hemos dejado atrás las debilidades que nos ataban al pasado... Las principales potencias, como Estados Unidos, ya se dieron cuenta que no pueden cargar todo el peso de mantener un mundo en equilibrio y en paz'.

Resaltó la importancia de un marco constitucional más coherente para construir, para facilitar los flujos de inversiones, el potencial de los recursos naturales que tiene América y dijo que ante los retos, la única solución es unirse bajo una agenda común. 'Vinimos para transfromar la realidad porque no tenemos otra opción ante este punto de inflexión que nos puede llevar hacia un salto en nuestro desarrollo y nuestras relaciones. Debemos superar los estereotipos del pasado. Los intereses de la gente deben ser nuestro nuevo paradigma para dar a nuestros púeblos vidas dignas y en paz'.

Santos señaló que en el tema de construir nuevos puentes en la región no se puede dar otra cumbre en la que prevalezca el subdesarrollo de Haití, la exclusión de Cuba y con el grave problema de violencia de Centroamérica. 'Centroamérica no está sola'.

Tras la inauguración se tiene previsto que se desarrolle el encuentro de presidentes, a puerta cerrada, para que luego se den reuniones bilaterales de algunos países.

Colombia ha planteado hacer una declaración final exclusivamente sobre los temas de la agenda formal (combate a la pobreza, integración física, acceso a las tecnologías, desastres naturales) y dejar aparte los otros más polémicos, como Cuba, la lucha contra las drogas o el reclamo de Argentina sobre las islas Malvinas.

La posición del Sica

Previo a la cumbre, los presidentes y cancilleres de los países del Arturo Corrales, canciller de Honduras, que tiene la presidencia temporal del organismo centroamericano, dijo a Efe que 'en la SICA no hay consenso' sobre políticas antidrogas y se mostró confiado en que los presidentes puedan llegar al acuerdo que no lograron los cancilleres para definir los puntos de la declaración final.

La guerras a las drogas ha dejado 20.000 muertos en el istmo sólo en 2011. La reunión fue impulsada por el presidente de Guatemala, Otto Pérez, que propone despenalizar las drogas. 'Ojalá podamos abrir ese diálogo conjuntamente' los centroamericanos, comentó el viernes en entrevista con la AFP.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ya había dejado claro que está abierto al debate, aunque mantenía firme la posición de su país. 'Estados Unidos no va a legalizar ni a despenalizar las drogas ya que hacerlo tendría graves consecuencias negativas, en todos nuestros países, en cuanto a la salud y la seguridad pública', había señalado en una entrevista con el grupo de diarios de América (GDA).

La búsqueda de alternativas a ese enfrentamiento es apoyada por Santos y la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

'Para Costa Rica el camino no es la guerra contra las drogas, porque no tenemos Ejército y no estamos dispuestos a que nos enganchen a ese convoy de destrucción, de militarismo, de gasto exorbitante, que distrae a los Estados de sus esfuerzos para la inversión social', dijo Chinchilla en una entrevista que publicó este sábado el diario colombiano El Tiempo.

A esa reunión se sumaron también Santos, cuyo país sigue siendo el principal productor mundial de cocaína con 350 toneladas en 2010, según la ONU, y el presidente de México, Felipe Calderón, que lanzó en su país la guerra contra los cárteles que deja más de 50.000 muertos en cinco años.

El viernes

En su mayoría los presidentes llegaron a Cartagena el viernes y en la noche asistieron a una cena ofrecida por el anfitrión Juan Manuel Santos en el castillo de San Felipe, una fortificación de la época de la colonia española.

Barack Obama, que por primera vez visita Colombia, un estrecho aliado de Washington, arribó en la tarde del viernes sin dar declaraciones.

Antes de llegar a Cartagena, Obama hizo una escala en el puerto de Tampa, en Florida, donde dejó en claro que su prioridad en la cumbre será promover las exportaciones a la región, que absorbe 40% de los productos estadounidenses.

Poco después de su llegada, dos explosivos de bajo poder estallaron en Cartagena sin causar daños o heridos. Otro pequeño artefacto también fue activado en Bogotá, cerca de la sede de la embajada de Estados Unidos, sin consecuencias.

Estaba en duda la participación del presidente venezolano Hugo Chávez, enfermo de cáncer y quien anunció el viernes que viajaría a Cuba este mismo sábado para continuar la radioterapia. Sin emabrgo, finalmente el canciller venezolano, Nicolás Maduro, confirmó que Chávez no asistirá a la cumbre. Su lugar fue tomado por Maduro.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, no acude a esta cumbre, en rechazo a la exclusión de Cuba, que nunca ha sido invitada.

La participación de Cuba en estos foros dividía a los latinoamericanos frente a Estados Unidos, que junto a Canadá vetó los párrafos sobre ese tema que debatían los cancilleres para la declaración final. Sin embargo, los mandatarios podrán volver a tratar el tema y buscar un acuerdo.

En la V Cumbre de las Américas de Puerto España en 2009, en la que también participó Obama, la falta de consenso impidió la firma de una declaración final.

La reunión de presidentes sigue a los foros de empresarios y figuras como sociales como Shakira, que se realizaron también el viernes.