No hubo alteración en la base de datos del TSE, dice firma auditora

En el informe se presentó una fotografía de los datos antes y después de la operación, para asegurar que no hubo modificación.

TEG06.- TEGUCIGALPA (HONDURAS), 08/12/2017.- Trabajadores realizan un escrutinio especial en la sede del Tribunal Supremo Electoral hoy, viernes 8 de diciembre de 2017, en Tegucigalpa (Honduras). El Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) anunció que realizará un escrutinio especial con 4.753 actas y contará 'voto por voto' para conocer al nuevo presidente electo del país en los comicios del 26 de noviembre, de las que dos candidatos se autoproclamaron ganadores el mismo día. EFE/Gustavo Amador
TEG06.- TEGUCIGALPA (HONDURAS), 08/12/2017.- Trabajadores realizan un escrutinio especial en la sede del Tribunal Supremo Electoral hoy, viernes 8 de diciembre de 2017, en Tegucigalpa (Honduras). El Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) anunció que realizará un escrutinio especial con 4.753 actas y contará 'voto por voto' para conocer al nuevo presidente electo del país en los comicios del 26 de noviembre, de las que dos candidatos se autoproclamaron ganadores el mismo día. EFE/Gustavo Amador

Tegucigalpa, Honduras

Que no se trastocó la base de datos, como afirma la Alianza de Oposición, dijeron ayer representantes del Sistema Integrado de Escrutinio y Divulgación Electoral (SIEDE) y de la empresa auditora colombiana Audisis.

Los datos ingresados a la plataforma nunca se perdieron, ni fueron amenazados, ni mucho menos modificados, informaron las autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Euclides Cubillo, gerente general de Audisis, y José Montes, jefe del SIEDE, durante una conferencia de prensa.

Montes explicó que el 29 de noviembre el hardware llegó a su límite y debido a procedimientos para habilitar mayor espacio a la base de datos se detuvo la transcripción de la información, para redimensionar el espacio de la base, pero que esta operación se realizó en presencia de representantes de la auditora.

En el informe se presentó una fotografía de los datos antes y después de la operación, para asegurar que no hubo modificación.

“Nosotros teníamos prevista una caída remota del sistema y no se modificaron los registros grabados, eso es lo que hasta ahora hemos podido constatar, reitero que todavía faltan algunas pruebas”, dijo Cubillo. Y que se trabajó para que el TSE tuviera transparencia y datos confiables.

La Prensa