Los policías vuelven a labores y se restablece la seguridad

Tras 24 horas de huelga, elementos de la Policía Nacional retornaron a las calles Regresan a cuidar, no a reprimir manifestaciones Gobierno acreditó 179.8 millones para sus aguinaldos.

Los elementos de las diferentes unidades de la Policía Nacional vigilan las calles de las ciudades desde anoche. La mitad del personal se sumó a labores, la otra se fue a descanso.
Los elementos de las diferentes unidades de la Policía Nacional vigilan las calles de las ciudades desde anoche. La mitad del personal se sumó a labores, la otra se fue a descanso.

Tegucigalpa, Honduras

Después de mantenerse 24 horas de “fusiles caídos”, centenares de uniformados de la Policía Nacional, con el ulular de las sirenas, salieron del cuartel del Comando de Operaciones Especiales (Cobras) para retomar los patrullajes en Tegucigalpa y en todas las ciudades de Honduras.

Los efectivos recibieron ayer mismo el pago de L179.8 millones de aguinaldo, una de las condiciones que reclamaban.

Vea: Policías de Honduras celebran fin de huelga de "fusiles caídos"

La tarde del lunes, en medio de la crisis política, policías de la unidad de élite Cobras, de manera sorpresiva, se declararon en rebelión y horas más tarde se adhirieron los elementos de la Dirección Policial de Investigación (DPI), la Policía de Tránsito y los de las postas metropolitanas.

Alrededor de las 4:20 pm de ayer, cerca de mil elementos concentrados en este cuartel cantaron el Himno Nacional y luego comenzaron a salir hacia sus diferentes distritos satisfechos de haber logrado las peticiones formuladas al Gobierno.

Simultáneamente, en otras ciudades, como en San Pedro Sula, los uniformados volvieron a sus carros patrulleros, camiones antimotines y motocicletas para normalizar las actividades. La mitad del grupo se fue de descanso.

A mediodía, luego de negociaciones intensas desde la noche del lunes, la Secretaría de Seguridad emitió un comunicado en el cual anunció que ayer les depositó el aguilado.

Un poco antes, alrededor de las 11:00 am, Javier Díaz Herrera, comisionado del secretario de Seguridad Julián Pacheco, se reunió con los líderes de la huelga de “fusiles caídos” y les informó que esa entidad les había depositado en sus cuentas bancarias el aguinaldo y el bono de elecciones.

ML portada37 061217(800x600)
Los policías de San Pedro Sula se mantuvieron a la expectativa en la sede departamental en el barrio La Guardia. Hubo un momento para orar por la paz del país.

El 20 de diciembre recibirán el pago del salario y en los próximos días los elementos de la escala básica gozarán de un aumento salarial.

“A ningún elemento de la Policía Nacional, ni personal de la Secretaría de Seguridad, se le debe un lempira de salario, tampoco a otros colaborador o funcionario público”, informó Wilfredo Cerrato, secretario de Finanzas.

La rebelión de la Policía Nacional, que estaba tomando matices políticos, era justificada por los líderes de la huelga en el incumplimiento de pagos, las muertes de colegas ocurridas en los últimos días y la relación confrontativa con los ciudadanos que se manifiestan en las calles desde la semana pasada.

“No se trata de dinero, si fuera de dinero, esto se resuelve. Nuestro acuerdo es unánime, una pronta solución a la situación política en Honduras. Estamos en una causa justa, no tomen represalias con nosotros”, dijo el portavoz de los agentes, Carlos Carías.

Este elemento, que es parte de la unidad Cobras, expresó que ellos solicitaban “en aras de restablecer el orden de la Policía, no reprimir al pueblo durante las protestas y especialmente en el toque de queda decretado por el Poder Ejecutivo”.

En medio del período posterior a las elecciones han muerto seis miembros de la Policía Nacional, entre ellos los oficiales Israel Varela y Milton Rivera, acribillados en Río Lindo de la ciudad de Catacamas, Olancho, por sujetos que se conducían en una camioneta negra.

Yair Meza, vocero policial, informó, además, que “en vista que se les han extendido sus jornadas de trabajo, se restablecerá la salida del personal a gestión de cada comandante de unidad”.

“Estos incentivos forman parte de los muchos otorgados durante la presente gestión. Se valora el esfuerzo empeñado en la seguridad de personas y bienes”, explicó.

El ministro Julián Pacheco, quien la noche del lunes salió al paso para frenar las conjeturas de orden político en la ciudadanía, ayer reconoció que los elementos policiales sufrían las consecuencias del trabajo continuo durante el proceso electoral.

“El cansancio ha hecho mella en los muchachos. Daremos un espacio para que ellos tengan su tiempo libre.

El conflicto se registró en dos unidades, pero la mayoría de policías se encuentran trabajando con normalidad a nivel nacional”, expresó Pacheco.

El ministro explicó que las autoridades de la Secretaría tienen dos meses de hacer estudios financieros con el objeto de aprobar un aumento general para la Policía Nacional. En San Pedro Sula, un elemento policial le indicó a LA PRENSA que “las postas están saturadas de policías, hay compañeros que duermen tres en una cama y vienen de turnar 12 horas y duermen en las patrullas porque ya no hay camas”. “Si fueran militares ya les hubieran alquilado un edificio para acomodarlos, pero como somos policías, nos obligaron a esto. Exigimos una respuesta inmediata porque nosotros queremos volver a las calles”, dijo un elemento de la Policía Preventiva.

Los elementos de la Policía Nacional, de acuerdo con las opiniones de los de San Pedro Sula, afirman que “el Ejecutivo nunca se ha preocupado por los policías y la balanza se ha inclinado hacia las Fuerzas Armadas”.

Ayer, desde la capital, los líderes de la huelga advirtieron que volvían a las calles a garanizar la seguridad de todos los ciudadanos y no retornaban a reprimir las manifestaciones.

La Prensa