Más noticias

Intranquilidad en Honduras mientras se espera conocer veredicto electoral

Grupos policiales se resisten a regresar a las calles a sofocar protestas y piden que se resuelva la crisis política.

Policías reunidos en Ballena por la crisis electoral que sacude a Honduras.
Policías reunidos en Ballena por la crisis electoral que sacude a Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

Honduras amaneció hoy en su cuarto día en toque de queda, vigente desde la noche del viernes 1 de diciembre, con la creciente tensión por denuncias de fraude y con grupos policiales que se niegan a obedecer a sus superiores y a sofocar protestas.

Diez días después de las elecciones generales, los hondureños siguen en la incertidumbre sobre quien será su presidente en los próximos años al no haberse declarado un ganador oficial de los comicios.

"Aquí no se trata de promesas ni de dinero, con eso no van a detener esto. Estamos cansados de que nos discriminen", dicen los policías en oficina noroccidental de la Policía, conocido como Ballena en San Pedro Sula.

El presidente Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional (PN), tenía una leve ventaja sobre Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición, según el escrutinio dado a conocer ayer lunes por el Tribunal Supremo Electoral que, sin embargo, no hizo una declaración oficial designando a un ganador.

En medio de la agitación e incertidumbre, cientos de policías antimotines y de prevención se negaron la noche del lunes a hacer cumplir un toque de queda nocturno, vigente desde el viernes, y a reprimir a manifestantes.

"La verdad es que no queremos seguir peleando con el pueblo", dijo un oficial que cubría su rostro con un pasamontañas frente a la sede del grupo especial antimotines "Cobra", luego que inicialmente se rebelaron por las condiciones salariales, jornadas extenuantes y el rechazo tras el asesinato de dos policías en Olancho.

"Lo que exigimos es que haya paz, que se resuelva ya este problema y que no haya más muerte, más sangre", exigió el oficial en alusión al conflicto por las elecciones.

En un comunicado, los Cobras aseguran que "nuestra posición no se debe a ideales políticos, simplemente queremos paz y tranquilidad y solo lo lograremos respetando la voluntad del pueblo que es soberana".

Policas2(800x600)
Momentos en que los policías de Tegucigalpa se reúnen para hacer una oración.



OEA pide diálogo

Entre tanto, la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), urgió a un acuerdo entre Hernández y Nasralla para verificar las posibles irregularidades en el conteo de votos y darle credibilidad al proceso electoral.

"El único camino posible para que el pueblo hondureño pueda aceptar y (...) reconocer ganador en este proceso electoral, es que se llegue a un acuerdo entre los principales candidatos", dijo a la prensa el jefe de la misión de observadores de la OEA, el expresidente boliviano Jorge Quiroga.

El candidato de la Alianza, Salvador Nasralla, dijo que no puede "aceptar nunca" los resultados que divulgó el TSE, pues a su juicio "no son oficiales ni definitivos", y reclamó revisar 5.173 actas en las cuales asegura que hubo "fraude".

Con 99,98% de las actas escrutadas, Hernández aparece al frente con el 42,98% de los votos mientras que Nasralla obtenía el 41,39%.

Pese a que el TSE anunció que había finalizado el conteo de votos, el presidente del organismo, David Matamoros, señaló que la proclamación del próximo presidente puede llevar unos 22 días mientras se resuelven posibles impugnaciones de los comicios.

"Nuestro compromiso sigue abierto de revisar esas actas" con irregularidades, aseguró Matamoros.

La Alianza

La Alianza Opositora acusa al gobierno de cometer un fraude electoral en contubernio con el TSE para asegurar la reelección de Hernández.

Según Nasralla, 5.174 actas fueron alteradas durante el proceso de conteo y transmisión de datos al centro de cómputos del TSE.

El expresidente Manuel Zelaya, coordinador y líder de la oposición, insistió que las actas alteradas habrían sido ingresadas al sistema de cómputo después de una serie de interrupciones del sistema el pasado miércoles, una de las cuales se extendió por cinco horas.

policias protests(800x600)
Los policías aseguran que no es cuestión de salarios, sino es tratar de recuperar la paz.