Un amigo traicionó a Mario Zelaya por la recompensa

Unos 15 agentes y miembros de Fusina capturaron en Cifuentes, municipio de Trojes, El Paraíso, a Mario Zelaya en la Operación Libélula.

El exdirector del Instituto Hondureño del Seguro Social, IHSS, Mario Zelaya.
El exdirector del Instituto Hondureño del Seguro Social, IHSS, Mario Zelaya.

San Pedro Sula, Honduras.

Los cuerpos de inteligencia del Estado, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional rastreaban los movimientos de Mario Zelaya no solo en Honduras, sino en varios países donde surgía información de que podría estar escondido el exdirector del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Su captura fue un proceso de varios meses hasta que lograron identificar los movimientos del exfuncionario en Nicaragua, de donde es originaria su esposa.

Desde el domingo, la movilización de los cuerpos de inteligencia se centró entre Nicaragua y Honduras. Se buscaba tener la ubicación exacta de Zelaya para capturarlo.

Un guía dio la información sobre la vivienda, donde aseguró que Zelaya en varias ocasiones había permanecido y le montaron vigilancia.

Pero fue un conocido, alguien cercano a Zelaya, quien lo traicionó, informaron los agentes. “Teníamos la misión de capturarlo y una persona cercana dio los detalles de su ubicación. Lo entregó por la recompensa y fue cuando los agentes con pasamontañas lo llevaron a un lugar seguro y lo entregaron a la Policía Militar”, relató un investigador.

Todo se coordinó; un equipo se desplazó desde Tegucigalpa. La acción fue bautizada Operación Libélula; en ella participaron el Ministerio Público, la Policía Nacional, la Policía Militar del Orden Público (PMOP), la Policía Tigres, las Fuerzas Armadas y la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia.

En el dispositivo de captura iban dos patrullas de la Policía Militar con 15 elementos y varios miembros de la Fuerza de Seguridad Interagencial Nacional (Fusina) que llegaron a la comunidad de Cifuentes, en el municipio de Trojes, El Paraíso, donde fue capturado.

A Zelaya le leyeron sus derechos, lo esposaron y luego lo trasladaron a Tegucigalpa bajo un fuerte dispositivo de seguridad para llevarlo hasta el Fuerte General Cabañas, en la carretera a Mateo, donde fue evaluado por un médico para constatar su estado de salud.

Cuatro horas después fue llevado a los Juzgados en Tegucigalpa a la audiencia de declaración de imputado.

La captura

Una llamada se recibió en Tegucigalpa; los agentes encubiertos que vigilaban la zona fronteriza con Nicaragua alertaron que Zelaya estaba localizado.

El desplazamiento de las autoridades fue inmediato. Los cuerpos de inteligencia llegaron al lugar el lunes a las 10:00 pm. La información establecía que el exfuncionario se desplazaba por la madrugada para no ser visto e identificado.

Y así fue: los agentes vestidos de civiles lo aprehendieron cuando salió de una casa.

“Siempre buscó confundir a los agentes que lo seguían, pero se logró identificar este punto fronterizo con Nicaragua, donde se le capturó la madrugada del martes. Los agentes se infiltraron en varios puntos y el trabajo de equipo hoy permite que Mario Zelaya sea presentado ante la justicia”, explicó uno de los agentes de inteligencia.

Reaccionó sorprendido

“La primera reacción fue sorpresa y al momento de su detención estuvo un poco agresivo, pero una vez que fue sometido estuvo completamente colaborador”, expresó Ricardo Núñez, fiscal asignado a la Policía Militar.

El fiscal, quien también presentó a Zelaya ante el juez con jurisdicción nacional, dio a conocer algunas interioridades de la captura. “Zelaya se miraba sorprendido, pero no decía nada. Se tuvo información de que se movía por esa zona oriental del país, por lo que un equipo de fiscales se desplazó al lugar para constatar la información, lo que derivó en la captura de esta madrugada”.

Núñez explicó tras su llegada a los Juzgados que contra Mario Zelaya había dos órdenes de captura pendientes. Una fue girada por un juez con jurisdicción nacional y la otra por un juez de Letras.

“Los delitos señalados por el juez de Letras son abuso de autoridad, malversación de caudales públicos, incumplimiento de los deberes de los funcionarios y fraude.

La orden librada por el juez con jurisdicción nacional es por los delitos de cohecho pasivo impropio y lavado de activos”.

Habla su abogado

Zelaya fue detenido en Nicaragua por dos personas encapuchadas y después fue entregado a las autoridades hondureñas; no fue la Policía quien lo detuvo”, reveló ayer Marcelino Vargas, abogado defensor de Zelaya.

La versión del apoderado de Zelaya contrasta con las informaciones oficiales que circularon tras la captura del exdirector del IHSS, que aseguraban que fue capturado por fuerzas especiales hondureñas en el departamento de El Paraíso.

Pero la aprehensión de Mario Zelaya no pasó inadvertida para los pobladores del sector fronterizo con Nicaragua por donde cruzó la noche del lunes el contingente policial y militar que finalmente lo trajo a la capital de Honduras.

Era imposible para los aldeanos no enterarse de lo que ocurría: el inusual movimiento los alertó. En Bijao, un caserío de Cifuentes, en Trojes, El Paraíso, los habitantes de las 20 viviendas distantes observaron que el desplazamiento de extraños era constante desde hacía una semana.

Esta comunidad conduce a un punto ciego que comunica con la comunidad de Teotecacinte, en Jalapa, Nicaragua. El camino es de herradura y solo se puede avanzar en carro alrededor de un kilómetro, explicaron los vecinos.

En este punto, los pobladores aseguran que observaron hace una semana un vehículo cabina y media que aparentemente trató infructuosamente de llegar a Teotecacinte, comunidad a la que se accede por el punto ciego.

No hubo más novedades hasta el lunes, cuando los habitantes del sector fronterizo escucharon la movilización de los vehículos repletos de policías.

El trayecto desde Cifuentes hasta el mojón, o punto ciego, quedó marcado con las huellas de los vehículos del Ejército y la suela de zapatos militares.

El alambre de púas del punto ciego que separa a Honduras de Nicaragua fue cortado para ingresar al lado nicaragüense. Pero en Danlí los pobladores se percataron también de que algo pasaba cuando vieron entre las 8:00 pm y 9:00 pm fuerte presencia militar en diferentes puntos de acceso a esa ciudad del oriente de Honduras.

A las 5:30 am, Zelaya llegó al Fuerte Cabañas y cinco horas después fue llevado a los juzgados; casi simultáneamente, en conferencia de prensa, el presidente de Honduras anunció que había sido capturado y atribuyó este éxito policial a los entes de seguridad y defensa nacionales.

La Prensa