Más noticias

Ferry unirá a Honduras, Nicaragua y El Salvador en Golfo de Fonseca

Se establecerá en el Pacífico una zona de libre comercio y se dará impulso al turismo sostenible

El presidente Juan Orlando Hernández saluda al mandatario salvadoreño Sánchez Cerén en presencia del gobernante nicaragüense Daniel Ortega.
El presidente Juan Orlando Hernández saluda al mandatario salvadoreño Sánchez Cerén en presencia del gobernante nicaragüense Daniel Ortega.

Managua, Nicaragua.

Los presidentes de Honduras, Nicaragua y El Salvador acordaron ayer la creación de un ferry que conectará a los tres principales puertos del golfo de Fonseca, en el océano Pacífico.

La “declaración conjunta” también contempla el establecimiento de una zona económica especial y el impulso del turismo sostenible, todo esto coordinado entre Nicaragua, El Salvador y Honduras.

Los mandatarios instruyeron a sus gobiernos para buscar el apoyo de la comunidad internacional y la empresa privada con el fin de hacer realidad esta aspiración de los tres países.

Durante una reunión, que tuvo como objetivo principal la propuesta de iniciativas para el desarrollo del golfo de Fonseca, los mandatarios de Honduras, Juan Orlando Hernández; Nicaragua, Daniel Ortega, y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, firmaron una declaración que contiene proyectos a ejecutarse en la zona.

Entre los proyectos destacan la creación de un ferry que conectará a los tres puertos del Golfo de Fonseca, el desarrollo de la agroindustria, turismo, energía renovable, libre comercio y actuación de las fuerzas Navales para la seguridad de la zona.

El ferry conectará el puerto de La Unión (El Salvador), puerto Corinto (Corinto) y el transbordador entre La Unión y Potosí (Nicaragua), que serán ampliados en ambos casos hacia los puertos hondureños de Amapala y San Lorenzo, en el departamento de Valle, Honduras.

El presidente Juan Orlando Hernández resaltó que el golfo de Fonseca no será objeto de conflictos, sino de unidad para todo Centroamérica.

“Aprovecho para decirle al mundo que esta es una enorme oportunidad de inversión”, aseguró.

Honduras y El Salvador han tenido ciertas diferencias por la soberanía de la isla Conejo, en la cual el Gobierno hondureño inauguró un helipuerto. También en el golfo de Fonseca, donde constantemente los pescadores hondureños son objeto de ataques.

El gobernante salvadoreño Sánchez Cerén afirmó: “Hemos dado un gran avance para convertir la región en lugar de paz y desarrollo sostenible. Pasaremos a trabajar en proyectos que incidirán en la búsqueda de combatir la pobreza a nivel de la región y de generar mayor oportunidades a los pobladores y garantizar seguridad a ciudadanos de los tres países”, acotó.

Además, afirmó que esta declaración conjunta es parte del proceso de integración centroamericana. “A nombre de mi gobierno vamos a poner todos nuestros esfuerzos para que estos proyectos sean una realidad”, señaló Cerén.

Por otro lado, Daniel Ortega afirmó que otro de los principales temas que trataron fue el de la sequía, por lo que dijo que se realizarán reuniones a nivel mesoamericano para solventar este problema que afecta a los agricultores.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, viajó ayer a Managua para dialogar con sus homólogos Daniel Ortega, de Nicaragua; y Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador, sobre el desarrollo del Golfo de Fonseca (Pacífico).

Hernández se trasladó en un vuelo privado junto a las vicecancilleres hondureñas, Diana Valladares y María del Carmen Nasser, dijo una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores en Tegucigalpa.

El ministro hondureño de Desarrollo Económico, Alden Rivera; el comandante de la Fuerza Naval de Honduras, Héctor Orlando Caballero, y el asesor presidencial, Ebal Díaz, también acompañan al mandatario.

El presidente volvió ayer mismo a Tegucigalpa.

Hernández anunció el viernes pasado que durante la reunión abogaría ante Nicaragua y El Salvador por el desarrollo del Golfo de Fonseca y el fin al clima de tensión que se vive en la zona.

Lea más noticias de América Latina

Las tres naciones centroamericanas se comprometieron en 2007 a convertir el golfo en zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad.

Sin embargo, durante muchos años ha sido motivo de conflictos por denuncias de pescadores de una nación faenando en aguas de otra, que en muchos casos terminan con el decomiso de embarcaciones y el producto que han extraído del mar.

En mayo pasado, un pescador hondureño murió y otro resultó herido luego de que la embarcación en la que viajaban fuera embestida por una patrullera de la Fuerza Naval de El Salvador, según denuncias de las autoridades hondureñas, que exigieron al vecino país una investigación sobre el caso.