ONU tilda de "inadmisible" el asesinato de niños en Honduras

La representante de la ONU sobre la Violencia contra la Niñez, Marta Santos Pais, ofreció apoyar a Honduras contra los asesinatos de menores.

El asesinato de infantes en Honduras es 'absolutamente inadmisible', dijo hoy la representante especial del Secretario General de la ONU sobre la Violencia contra la Niñez, Marta Santos Pais, quien ofreció la experiencia técnica del organismo mundial para combatir este fenómeno. EFE

San Pedro Sula, Honduras

El asesinato de infantes en Honduras es "absolutamente inadmisible", dijo hoy la representante especial del Secretario General de la ONU sobre la Violencia contra la Niñez, Marta Santos Pais, quien ofreció la experiencia técnica del organismo mundial para combatir este fenómeno.

En una entrevista con Efe en Panamá, la alta funcionaria enmarcó los casos de los infantes asesinados las últimas semanas en la situación de violencia generalizada que vive Honduras, un país de 8,5 millones de habitantes azotado por una ola criminal que las autoridades vinculan, en buena parte, al narcotráfico y las pandillas.

"Es absolutamente inadmisible que los niños sean las víctimas del proceso de violencia generalizada (...) que se manipule a pandillas u otros grupos para que puedan ejercer su violencia contra la niñez para impedir que la lucha contra el narcotráfico sea una realidad", dijo Santos Pais.

El pasado fin de semana, cuatro niños de 2 a 13 años fueron asesinados a cuchilladas en su casa, ubicada en la comunidad caribeña de Limón, un hecho que ha conmocionado a la población y por el cual han sido detenidos dos sospechosos, según ha informado la Policía.

La Fiscalía General hondureña investiga, además, la muerte en las últimas semanas de otros 8 infantes en una barriada popular de la ciudad de San Pedro Sula, que la Policía sospecha que fueron ajusticiados porque se negaron a integrar las "maras" o pandillas.

En Honduras, la Mara 18, una de las pandillas más violentas, vive en permanente disputa con la Mara Salvatrucha, su principal rival, por el control de territorios y negocios, como la venta de drogas.

El Comisionado de los Derechos Humanos, Roberto Herrera, dijo el lunes que 458 menores de 14 años murieron en circunstancias violentas en el país centroamericano entre 2010 y 2013.

"Honduras es probablemente ahora el país más violento del mundo, eso nos indica cuán difícil es ser niño en Honduras y cómo la esperanza de crecer con seguridad, en el seno de la familia, en la calle, es un riesgo increíble que no podemos aceptar", subrayó la alta funcionaria de la ONU.

Datos oficiales hondureños indican que en lo que va de año el país registra una media de 15 muertes violentas cada día.

Un informe presentado en abril pasado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, en inglés), ubicó en 2012 la tasa de homicidios de Honduras en 90,4 por cada 100.000 habitantes, la más alta de la región centroamericana.

Según la UNODC, Centroamérica registra, desde mediados del siglo XX, de 5 a 8 veces más homicidios que Europa y Asia y, en ese escenario, el principal problema son las pandillas juveniles que asesinan para defender su identidad y pertenencia al grupo, por lo que las muertes "son arbitrarias".

Santos Pais admitió que, en ese marco de violencia generalizada, el Gobierno de Honduras "ha manifestado un compromiso" con la niñez "al adoptar una legislación" que busca su protección.

Se trata de la reforma del Código de la Niñez aprobada por el Congreso Nacional a finales de 2013 y que incluye un Sistema Nacional de Protección de Derechos de la Infancia.

"Ahora lo que tenemos es que garantizar la aplicación de la ley, y, además, una aplicación eficiente, sistemática, que pueda cambiar las actitudes de la banalización de la violencia en el país", dijo la representante especial del Secretario General de la ONU.

La protección de la infancia, especialmente ante eventos como los recientes asesinatos de niños, "claramente tiene que ser mirado como una prioridad en Honduras, y también en la región" centroamericana.

Iniciativas como campañas de sensibilización en los medios y la inclusión en el diseño curricular escolar "de lo que significa la violencia y cómo la perciben los niños", puede ser un apoyo muy importante en la aplicación de la legislación que busca producir "un cambio" en beneficio de la infancia, añadió Santos Pais.

En este sentido, resaltó la disposición no solo de la ONU, sino de otros organismo regionales como la Relatoría de la Niñez de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de prestar su experiencia y capacidad "técnica" para ayudar a Honduras a identificar metas a favor de la protección de la niñez y aplicar los mecanismos que permitan alcanzarlas.

"Honduras puede ser ese país donde se alcance ese cambio (en favor de los niños), y queremos recordarle también a Honduras que estamos disponibles (en la ONU) para ayudar a hacerlo, para no continuar lamentando, sintiendo una destrucción interior cada uno de nosotros cuando miramos estas noticias" de niños asesinados, expresó Santos Pais.

La Prensa