En poder de narcos 15 comunidades de La Mosquitia de Honduras

Los pescadores que apoyan el trasiego de drogas utilizan tres lanchas, una con la carga y dos para despistar a navales

Soldados especializados patrullan toda la costa Atlántica de Honduras.
Soldados especializados patrullan toda la costa Atlántica de Honduras.

Gracias a Dios. Si antes la pesca era la principal fuente de ingresos de 15 comunidades misquitas que se ubican en la ribera del río Segovia, ahora las actividades ligadas al narcotráfico son las que sostienen la economía de estos poblados de la zona de La Mosquitia.

La Fuerza Naval de Honduras calcula que son unas 1,500 familias las que sirven del trasiego, almacenaje y venta de droga en el sector. Los pobladores fueron captados por las redes de narcotraficantes y se aliaron.

“La mayor parte de las comunidades del litoral caribeño están ligadas a las actividades del narcotráfico, ellos reciben la droga, le dan seguridad, la esconden cuando están los operativos y luego la sacan a los puntos adonde otro grupo transporta la cocaína”, explicó el contraalmirante Héctor Orlando Caballero, de la Fuerza Naval de Honduras.

Las comunidades que han sido identificadas como parte de la red de transporte de droga son Bent, Tuxidaxa, Usibila, Ahuas, Patuca, Jerusalem, Tocamacho, Ivans, Palacios, Wanpusirpe, Plaplaya, Belén Norte y Las Icoteas en Gracias a Dios. Iriona, Sico y Limón en Colón.

Los navales bloquean los espacios para interceptar las embarcaciones y detener el flujo de droga que ingresa desde Colombia. Es una constante lucha con la creatividad e ingenio de los narcotraficantes que buscan burlar la vigilancia en el mar Caribe.

La puesta en marcha en enero de 2012 de la Operación Martillo ha incidido en los trasiegos que los narcos realizan en Honduras, país que, según el Comando Sur, se ha convertido en el punto de concentración de alijos de droga que llegan desde América del Sur.

Recepción de la droga

La Fuerza Naval tiene un mapeo de los puntos de recepción de la droga que van desde la barra del río Segovia hasta la barra del río Cruta, llegando a Iriona, Sico y Limón en Colón.

Hay operaciones de los traficantes que por la vía marítima registran hasta 21 movimientos en igual número de embarcaciones de diversos calados.

Son naves utilizadas para trasegar para combustible, o de señuelos y demás acciones logísticas, muchos de estos barcos aparentan ser pesqueros.

“En los patrullajes que realizamos hemos detectado que utilizan hasta tres lanchas, una que lleva la droga y dos de engaño o banderas, como les llaman para despistar, sobre todo cuando notan nuestra presencia en alta mar”, explicó el oficial.

Solo en 2013 se detectaron 478 eventos marítimos sospechosos que tuvieron como punto de parada en Centroamérica.

“El tráfico se mueve en los países de la región de acuerdo con el grado de dificultad para operar que se presente de manera coyuntural. Por eso hemos reforzado el paso por Honduras para bloquearlos, arrinconarlos y evitar que el país siga siendo el centro de operaciones para los narcotraficantes”, dijo el contraalmirante.

El bloqueo ahora es multinacional, sobre todo ahora con el uso de sumergibles autopropulsados, una herramienta de la que se han válido los carteles del narcotráfico que poseen muchas técnicas para lograr sus propósitos.

La Prensa