Más noticias

Así se prepara la nueva generación de policías

<p>Son 288 cadetes que se capacitan en la Anapo para mostrar otra cara policial con valores y ética.</p>

/

Humildad, temor a Dios, respeto y transparencia son los elementos que los 288 cadetes de la Academia Nacional de Policía (Anapo) deben imprimir en sus acciones para recuperar la confianza de los hondureños.

El reto no es fácil, pero esta nueva generación de policías se prepara para demostrar que su formación es sólida y que deben estar cerca de la comunidad, respetar los derechos y garantías de los ciudadanos y mostrar un comportamiento ejemplar con principios y valores.

A las 4:00 am comienza su jornada en las nuevas instalaciones en Támara, Francisco Morazán. Su primera misión es clamar a Dios, pedir guía, sabiduría y valor para cumplir su deber, servir y ayudar a los demás.

Son hombres y mujeres de segundo, tercer y cuarto año, quienes están listos para iniciar el apostolado de servicio, proteger las vidas y bienes de las personas. Los 53 cadetes de último año están cerca de egresar y van convencidos de que darán lo mejor para cambiar la cara de la Policía Nacional.

Preparación

Ciencias policiales e investigación criminal son las dos ramas en que se preparan los futuros oficiales de la Policía Nacional durante cuatro años.

Desde las 7:00 am, las aulas de la Anapo abren sus puertas para que los jóvenes reciban sus clases: derecho, investigación, análisis y formación humana son parte del aprendizaje que reciben.

Las prácticas se realizan en las instalaciones donde vencen obstáculos, hacen prácticas de disparos, pruebas físicas y entrenamientos especiales para repeler ataques y disolver amotinamientos.

“Recibimos formación completa. Es duro al inicio porque hay que disciplinarse, pero una vez conocemos las normas y nos aplicamos en el estudio, nos motivamos por dar lo mejor. Estoy contenta.

Me falta un año para egresar, quiero servir a mi país”, dijo María del Carmen Martínez, cadete del tercer año.

Los jóvenes además practican deportes: fútbol, basquetbol, voleibol y atletismo para que aprovechen cada segundo que permanecen en la academia. Los cadetes también han pasado por las pruebas de confianza. La Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP) les aplicó las pruebas psicológicas, psicométricas, socioeconómicas y toxicológicas a 169 futuros oficiales.

Hoy más que nunca, los futuros oficiales se esfuerzan, tienen sobre la espalda el reto de demostrar que son una nueva generación policial al servicio de la comunidad.

“Formamos oficiales con principios y valores”

Desde abril, cuando fue nombrado director de la Anapo, Leonel Sauceda ha buscado cambios para que los nuevos oficiales que egresaran de esa institución marquen la diferencia y estén comprometidos con la seguridad de los hondureños.

“Se está revisando el modelo educativo porque se deben incorporar materias como un eje transversal que en todo el proceso de formación de los jóvenes puedan impartirse. Los derechos humanos, formación con principios y valores y la actuación apegada a las leyes son fundamentales. Vamos por buen camino. La sociedad hondureña debe saber que hoy más que nunca los policías hemos entendido que solo actuando con valor, determinación, transparencia y respeto vamos a recuperar la confianza”, dijo Sauceda.

Los cambios se están dando: valores morales, espirituales y éticos consolidan la formación que ahora se da en la Anapo.