Extorsiones provocan el cierre masivo de negocios en Honduras

<p>La Policía Nacional tiene identificados a 1,492 sospechosos de cometer extorsión en San Pedro Sula.</p>

/

Antes de cumplir un año de estar funcionando, decenas de microempresas se vencada unidad debe pagar 200 lempiras mensuales a las pandillas y grupos dedicados a la extorsión, eso significa que el monto total por ese concepto es más de un millón de lempiras mensuales tomando como base que en la capital industrial hay 5,250 taxis registrados y alrededor de 800 denominados “VIP” que también pagan. El sector sureste de la ciudad es el más golpeado por esta acción delictiva.

Victorino Carranza, dirigente del Gremio de la Micro y Pequeña Empresa de Honduras (Gremipeh), afirmó que el cierre de negocios se debe en su mayoría por el cobro de las extorsiones. “Nosotros somos los más afectados porque de 100 microempresas que se abren, 97 se cierran en los siguientes 10 meses, no duran ni el año en sus funciones; mientras que las medianas empresas ya se defienden un poco porque cuentan con su seguridad privada y sitemas de vigilancia con cámaras”, comentó.
Carranza dijo que ellos producen el 58% del producto interno bruto en San Pedro Sula y las autoridades deberían proteger más a la ciudad.

“El dinero de la tasa de seguridad se ha quedado en Tegucigalpa y es justo que tomen en cuenta a esta ciudad, porque así los micro y pequeños empresarios podríamos estar más resguardados”, señaló.

Ver: Maras, de la chimba y el robo al narcotráfico y extorsión

Otro problema que enfrentan -dijo- es la falta de apoyo monetario, pues en lo que va del actual Gobierno “solamente nos han hecho la promesa de que nos prestarán a 7% de interés y cuando llegamos a Banadesa siempre nos ponen obstáculos. Queremos levantar los negocios, pero el ‘impuesto de guerra’ no nos permite seguir operando”.

Unidad Antiextorsión

Elvis Guzmán, vocero del Ministerio Público, dijo que están en un proceso de aumentar el personal de la Fiscalía contra Extorsiones. “Inicialmente se creó esta unidad con cinco fiscales, pero se incrementará a 20 para ir fortaleciendo el trabajo de identificación de personas vinculadas al delito”, dijo.

Guzmán mencionó que ya se han tenido varias reuniones con los sectores afectados por el ilícito, pero que algunos prefieren no profundizar por temor, pues dentro de sus organizaciones hay gente implicada en esa actividad delictiva. “Hay muchos casos que las extorsiones las cometen extrabajadores de algunos negocios o empresas o parientes de las víctimas que conocen el entorno familiar”, agregó.

Las investigaciones de la DNIC establecen que todos los sectores son víctimas de la extorsión y son varias las bandas que se dedican a cometer el delito, algunas desde el interior del presidio.

“En el Ministerio Público se recibieron cerca de mil denuncias en el año 2012, de las cuales muchas se están investigando, entre ellas una de un empleado que se capturó por extorsionar a su exjefe”, aseguró Guzmán.

De los 1,492 jóvenes que están vinculados al cobro de las extorsiones en San Pedro Sula, la mayoría reside en los sectores más conflictivos de la ciudad, es decir, en zonas como la Rivera Hernández, La Pradera, Chamelecón y los barrios Cabañas y Medina.

Señal no ha sido bloqueada

Wilson Vásquez, director del Centro Penal Sampedrano, dijo que el bloqueador de señal celular no funciona totalmente.

“Posiblemente el bloqueador de la señal de teléfonos celulares está ubicado en un lugar no adecuado. Está instalado en el cuarto de guardia, donde estamos los agentes de seguridad”, señaló.
Vásquez mencionó que en el recinto los reos no tienen problemas con la señal telefónica, pero los policías sí se ven en apuros al querer comunicarse por medio de los móviles.

Sin logística trabaja DNIC

Agentes de investigación señalan que en la Secretaría de Seguridad se trabaja “con las uñas”.

Explican que los investigadores tienen que ingeniárselas para darles trámite a miles de casos desde las oficinas de cada unidad debido a que no cuentan con logística para desplazarse y darle seguimiento a las denuncias.

Ejemplificaron que la Unidad de Análisis que trabaja contra las extorsiones y la lucha contra ese delito tiene más de dos meses sin carro, ya que el que tenían asignado está con el motor dañado.

Además, los vehículos no cuentan con mantenimiento preventivo. Maritza Ortiz, subjefa noroccidental de la DNIC, manifestó que trabajan fuertemente en los casos de extorsión.

“Tenemos gran cantidad de información en cuanto a las extorsiones que se reportan en los sectores más vulnerables, porque tenemos identificadas varias redes de extorsionadores para que posteriormente se trabaje en la parte operativa”, apuntó.

Ortiz recomendó a los ciudadanos que en el caso de recibir llamadas de números desconocidos no revelen sus datos personales, ni al recibir mensajes de texto en los que los hacen creer ganadores de premios en efectivos, “pues esa es una de las estrategias más usadas por estas personas”.

Ver más noticias sobre Honduras

La Prensa