Más noticias

No se conoce causa del 50% de crímenes en Choloma

<p>Una persona es asesinada casi a diario en el municipio maquilero, que es el séptimo más violento de Cortés.</p>

/

El 10 de marzo de 2012 un hecho sangriento se registró en la colonia Sinaí de Choloma. En un billar dos hombres y una mujer fueron asesinados y tres personas resultaron heridas. Seis individuos llegaron al lugar y comenzaron a disparar sin mediar palabras.

Las autoridades afirmaron que por la forma como operaron se trató de muertes por encargo. 59 días después de la matanza en la Sinaí, el 8 de mayo de 2012, Edilberto Solano (55), dirigente y activista de Libre (Partido Libertad y Refundación), fue emboscado y asesinado en la colonia que lleva su nombre. Dos individuos que iban en motocicletas le dispararon en reiteradas ocasiones y huyeron en la camioneta en la que se transportaba, para luego dejarla abandonada en la colonia San Miguel, a unas cuadras de la escena del crimen.

El 31 de mayo dos menores de edad fueron ultimados dentro de una cuartería de la colonia Concepción. Varios sujetos armados llegaron, rompieron la puerta del cuarto y les dispararon a las víctimas.

El 6 de julio la aldea Nueva Jutosa fue el escenario de la muerte de una pareja que fue asesinada por dos jóvenes, quienes supuestamente ingresaron a la casa, informaron autoridades. La escalada de violencia golpea a uno de los municipios que más fuentes de empleo generan en el Valle de Sula. Choloma se convierte en una de las zonas más violentas del Valle de Sula con un promedio de 23 homicidios mensuales.

Las estadísticas de lo que va de 2012 no están consolidadas, pero las de 2011 reflejan lo que podría pasar al final de este año: será un cierre poco halagüeño.

De enero a diciembre de 2011, Choloma registró 275 muertes violentas, 237 de ellas provocadas por arma de fuego, lo que representa un 86.2% según las estadísticas del Observatorio Local de la Violencia en Choloma. Pese a todo, es el séptimo municipio de Cortés más violento.

Los 95 barrios y colonias de este municipio registraron más de una muerte violenta, pero los de mayor incidencia son el barrio El Chaparro, que presenta el mayor nivel de mortalidad con 18, seguido de la colonia López Arellano con 14 y en tercer lugar la Santa Fe con 11. Los pobladores ante la incidencia de muertes que los ubica en el séptimo lugar de los municipios más violentos de Cortés, toman acciones y trabajan en la prevención del delito a través de los centros de alcance que se ubican en las zonas críticas.

Allí niños y jóvenes participan en un programa especial, donde han capacitado cuatro mil jóvenes.

Las fuerzas vivas se organizaron, y de manera conjunta con la Policía buscan implementar un modelo que les permita reducir los índices de criminalidad en este municipio que alberga a 291 mil habitantes.

Ola de muertes

Ante la cadena de muertes que se genera en este municipio, el Observatorio Local de la Violencia en Choloma destaca en el informe de 2011, que 97 de las víctimas que han sido asesinadas tienen como móvil el crimen organizado o ajuste de cuentas, lo que representa un 35.3% de las muertes registradas. En 141 de los homicidios reportados se desconocen los móviles criminales que se reflejan en un 51.3%.

“El mayor porcentaje de violencia se debe al crimen organizado, a través del sicariato. Esperamos que los entes de seguridad puedan tomar decisiones para reducir la inseguridad que existe en el municipio y puedan definir los lugares donde se da más violencia para controlar estas zonas”, dijo Dennis Cabrera, representante del Observatorio de la Violencia en Choloma.

Bandas operando

La actividad comercial y laboral que caracteriza a Choloma se ve opacada por la serie de acciones delictivas que diversas bandas han ejecutado. Si antes la banda de Los Olanchanos y Los Buitres mantenían intimidados a los pobladores, ahora pequeñas bandas dedicadas a la delincuencia común son las que operan.

“Los delincuentes comunes son los que más afectan con los asaltos en calles y buses. Hay una que opera en El Kilómetro y zonas aledañas, donde vigilan los operativos que se realizan”, aseguró Encarnación García Guerrero, jefe de la posta policial en Choloma.

Dicha estación tiene 12 patrullas, de las que solo cinco están operando, el resto está en mal estado. No hay motos para dar respuestas y las postas que se ubican en Quebrada Seca, López Arellano y Bijao dan apoyo como pueden por la carencia de recursos.

Antes el corredor de Ticamaya era el botadero de cadáveres y el hecho de mantener una patrulla permanente en el sector de El Ocotillo ha dado resultados porque ha bajado la incidencia de muertes que se registraban en la zona.

Pero si algo aseguran los vecinos de Choloma que les afecta es el narcomenudeo, que se ha extendido por toda la ciudad. Sectores como la Japón, el Kilómetro, 11 de Abril, López Arellano y Quebrada Seca son conocidos por las muertes que en estas zonas se han registrado.

Centros de alcance

Para alejar a los jóvenes de las pandillas en Choloma, desde el 6 de octubre de 2010 se crearon los centros de alcance Por Mi Barrio, iniciativa de la Alianza Joven Regional Usaid-Sica, la Oficina de Paz y Convivencia Ciudadana, la Municipalidad de Choloma y la parroquia Nuestra Señora de Suyapa, para prevenir la violencia juvenil. El programa ha beneficiado a cuatro mil jóvenes.

“Tenemos cinco centros de alcance funcionando en la colonia Bella Vista, El Rubí, Río Blanquito, barrio Concepción y Éxitos de Anach. Ha sido una experiencia favorable, la gente se ha integrado y la juventud y niños tienen actividades de entretenimiento, recreación y de generación de ingresos”, informó Alexander Mejía, subcoordinador del Comité de Prevención de Violencia de Choloma.

Asaltos a buses, la otra pesadilla de quienes transitan por Choloma

Choloma. Los pasajeros de los buses no saben si hay complicidad de los motoristas y ayudantes con los asaltantes que operan en el trayecto entre El Kilómetro y la colonia 11 de Abril, pero en este punto aseguran que son víctimas de atracos a menudo, donde los despojan de sus pertenencias.

“Alicia” es una de las pasajeras que hace una semana abordaron una de las unidades de las empresas que viajan de San Pedro Sula a Puerto Cortés y relata a LA PRENSA lo que vivieron dentro de la unidad.

“Veníamos en el bus, cuando nos asaltaron a todos los pasajeros. Sospecho que el conductor y el ayudante son cómplices porque los delincuentes se subieron en una parte oscura, donde el conductor no tiene por qué parar. Esas no son las paradas normales de los buses. Este asalto fue entre El Kilómetro y la colonia 11 de Abril, sector Choloma. Sería bueno que la Policía patrullara la zona entre las 6:00 pm y las 8:30 pm que es la hora donde regresamos de trabajar”, relató la mujer. En reiteradas ocasiones los asaltos cometidos en las unidades son ejecutados por individuos que las abordan frente a la colonia 11 de Abril.

“Es que no han ni avanzado varias cuadras cuando asaltan. Sacan sus armas de fuego y nos dicen a los pasajeros que se trata de un asalto”, dijo otra de las usuarias del servicio.

El 25 de marzo de este año dos asaltantes de autobuses fueron detenidos en la colonia Concepción, minutos después de haber despojado de sus pertenencias a los pasajeros de dos unidades de transporte que se conducían de Puerto Cortés a San Pedro Sula. El modus operandi de estos asaltantes era abordar las unidades de transporte desde la colonia 11 de Abril y bajarse en La Concepción.

“La 11 de Abril se ha convertido en el nido de delincuentes que operan no solo asaltando, sino que también algunos malvivientes han sido detenidos por robo de cable de la línea primaria de Hondutel, que presta el servicio telefónico desde la colonia 11 de Abril hasta Quebrada Seca”, denunció “Alicia”. La Policía asegura que realiza patrullajes, pero la población sigue afectada.