Comunidad gay en Tegucigalpa quiere su propia iglesia

Berta Ramírez es una pastora que aboga para crear el espacio y predicar a los gays y lesbianas.

/

Tegucigalpa, Honduras.

La comunidad lésbico gay en la capital de Honduras está abogando por un espacio para establecer su propia iglesia.

Así lo informó Berta Ramírez, pastora y licenciada en teología que dice que predica el mensaje de Dios a la comunidad desde el 2009.

"Sabemos que Dios es un Dios de todos, es tolerante y ama a todo el pueblo, él dijo ve y predica a todo el mundo, no dijo has a un lado los gays y a las lesbianas", dijo Ramírez en HCH.

Dijo que los miembros de la comunidad gay desean escuchar la palabra de Dios. "Son hombres y mujeres que necesitan a Dios, solo que tienen una preferencia sexual diferente".

Señaló que en los encuentros han analizado los estudios biblícos como Sodoma y Gomorra que señala en el libro de Génesis la condenación homosexual afirmando que por tal razón Dios, al ver semejante maldad, decidió castigarlos y destruir la ciudad con una lluvia de fuego y azufre.

La Prensa