Copán, la más hermosa ciudad de los Mayas

Situado en Copán Ruinas, al occidente de Honduras, el Parque Arqueológico Copán alberga los vestigios de la espléndida civilización maya.

VER MÁS FOTOS
La Gran Plaza del Parque Arqueológico Copán, Honduras.
La Gran Plaza del Parque Arqueológico Copán, Honduras.

Copán, Honduras

Copán es la más hermosa ciudad maya no solo por su extensión, sino por el arte de sus esculturas, detalles, personajes, divinidades y por su historia.

De ahí que decenas de turistas extranjeros y nacionales se congregan todos los días, especialmente entre junio, julio y agosto, en este Parque Arqueológico Copán en Honduras para admirar lo que fue esta gran civilización maya.

El parque está a inmediaciones de Copán Ruinas, una encantadora ciudad enclavada en el boscoso valle del Río Copán, donde se disfruta de un buen descanso, de la comida tradicional y de la amabilidad de su gente.

Para entender la grandeza de Copán haga el recorrido con un guía que son personas entrenadas profesionalmente y los encuentra a su disposición en la entrada del área.

En el Parque Arqueológico Copán se encuentra la Gran Plaza donde se admiran las estelas de los gobernantes 12 y 13, la Plaza Norte, el magnífico Juego de Pelota, la Escalinata Jeroglífica y la Estela N.

Escalinata Jeroglífica, Parque Arqueológico Copán(800x600)

La Escalinata Jeroglífica es el texto más largo conocido en maya, con más de 1,200 joroglificos, pero todavía no ha sido posible leerlo en su totalidad.

Los habitantes originarios de Copán no eran mayas. Se cree que los mayas inmigraron desde tierras de Guatemala después del año 200 dC y desde entonces hacer surgir la dinastía. Los estudios de los arqueólogos han identificado, por ejemplo, a quien sería el Gobernante 13, mejor conocido por su sobrenombre de 18 Conejo.

El Juego de Pelota está asociado a rituales que incluyen el sacrificio y aunque se sabe que en su mayoría no eran humanos, es posible que se sacrificara a jugadores en Copán a semejanza de lo que ocurría entre los mayas de Yucatán, México, en el año 1,000 dC.

En la otra zona del parque está La Acrópolis donde se encuentra el Altar Q, el Cementerio, las estructuras 16 y 18 y podrá gozar de la vista del Río Copán y de una espectacular panorámica de Las Sepulturas.

En el patio Este se encuentra la Escalinata de los Jaguares, los templos y túneles, incluyendo el túnel que llega a Rosalila, un templo de casi 13 metros, y el Altar L.

Templo de Rosalila, reconstrucción en el Museo de las Esculturas, Copán(800x600)

El recorrido por el parque debe completarlo con la visita al Museo de las Esculturas donde se pueden admirar las reconstrucciones de varios edificios y monumentos originales. En el centro del museo está la réplica del Templo de Rosalila, "un mascarón del ave celestial de cuya boca emerge el rostro del sol, un ave con rasgos de quetzal y guacamaya..." También alberga el original Altar Q.

Entre este Parque y el poblado de Copán Ruinas está el sitio arqueológico de Las Sepulturas, una zona apenas explorada en 1980 y donde se encontró la evidencia de ocupación humana más antigua conocida en el valle de Copán. Es un paseo en medio de exquisita vegetación que sin duda vale la pena contemplar.

En el poblado de Copán también es importante que visite el Museo de Arqueología que alberga piezas y monumentos, entre ellos la reconstrucción de una fosa encontrada en la Escalinata Jeroglífica, el Altar T y la Estela 35, la más antigua de Copán en la que puede estar representado Yax Kuk Mo, quien, según se sabe, fue un gran guerrero que llegó de El Petén, Guatemala, y organizó el valle bajo su autoridad. Después de su muerte fue venerado por todos sus sucesores.

Los habitantes de Copán hablaban chortí, una lengua que todavía se habla en aldeas en la frontera con de Honduras y Guatemala, y si tiene suerte puede encontrar en Copán Ruinas niños de la aldea La Pintada que le cantan el Himno de Honduras en chortí.

La arquitectura de las ciudades mayas eran una reproducción simbólica de un paisaje sagrado con sus plazas que pueden representar el agua; sus templos como montañas y las estelas que pueden representar árboles.

La presencia de la guacamaya es evidente, porque era el ave sagrada de Copán, el mensajero entre el gobernante y el sol.

La Prensa