Más noticias

A partir del 1 de agosto, el 911 será el único número de emergencia

Unas 17 instituciones integrarán el equipo para dar respuesta a la ciudadanía. Empleados contratados debieron pasar pruebas de confianza.

La sala de monitoreo de cámaras de vigilancia en San Pedro Sula está listo para comenzar su funcionamiento.
La sala de monitoreo de cámaras de vigilancia en San Pedro Sula está listo para comenzar su funcionamiento.

San Pedro Sula, Honduras.

Autoridades de Gobierno afinan detalles para realizar la inauguración oficial del número de emergencias 911, el único que se utilizará para comunicarse con el Sistema de Nacional de Emergencia, el cual funcionará inicialmente en las dos ciudades más importantes del país.

Lisandro Rosales, coordinador del Sistema de Emergencia, inspeccionó las instalaciones donde funcionará el proyecto en el Valle de Sula.

“Venimos a supervisar los avances que tenemos en el Sistema Nacional de Emergencias; esto es algo que el Presidente ha estado desarrollando en la zona central y en el norte del país. Este es un sistema que ahora integra 17 instituciones coordinadas para darle, además de seguridad, atención en temas de emergencias y contingencias que podrían presentársele a la población”, indicó.

La Policía Nacional y Militar, Salud, Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Bomberos, Instituto Nacional Penitenciario, Instituto Nacional de Migración, el Instituto Nacional de la Mujer, Instituto de Transporte, alcaldías, Cruz Roja y Ministerio Público son parte de las instituciones que integran la red. Aunque en Tegucigalpa el sistema ya está en funcionamiento, en el Valle de Sula se espera ponerlo en servicio a partir del 1 de septiembre.

“El lanzamiento oficial del 911 como el número de emergencia se realizará el 1 de agosto”, recalcó Rosales. En San Pedro Sula para poder dar cobertura a todo el Valle de Sula se empleará a 42 personas para el monitoreo de las cámaras y 25 para responder las llamadas, además del personal de apoyo. Los empleados contratados tuvieron que pasar pruebas toxicológicas y de confianza. En Tegucigalpa, los empleados de monitoreo son 32 porque las cámaras de seguridad instaladas son 1,300, contra las 2,000 que tendrá la Capital Industrial.

Ronnie Villafranca, comisionado de Copeco, comentó que el papel que debe desempeñar la población para que el sistema funcione es el de informar. “Este sistema tiene capacidad para 50,000 líneas, pero comenzaremos con 4,000 para evitar saturación”, indicó.