Más noticias

Honduras registra 1,183 estudiantes asesinados en 6 años: OV-Unah

El móvil frecuente es el robo; ejemplo, un joven de Ingeniería ultimado por robarle los tenis.

Un universitario fue asesinado a pocos metros de llegar a su vivienda en la aldea El Rancho, municipio de Choloma en abril de 2015.
Un universitario fue asesinado a pocos metros de llegar a su vivienda en la aldea El Rancho, municipio de Choloma en abril de 2015.

Tegucigalpa, Honduras

Al menos 1,183 estudiantes fueron asesinados en Honduras en los últimos seis años y primeros tres meses de 2016, según un estudio publicado este jueves por el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-Unah).

"El observatorio de la violencia hace un análisis precisamente porque queremos calcular las vidas perdidas de aquellos jóvenes que las familias mandan a estudiar a la universidad", dijo Migdonia Ayestas, coordinadora del OV-Unah.

El estudio indica que 160 de las víctimas eran del nivel superior (universitarios), 624 estaban cursando la educación media (colegiales) y el resto eran de educación primaria (escolares).



"Los principales departamentos en donde hay mayor muerte de estudiantes son Olancho, Francisco Morazán, Yoro y Cortés, que son también los centros poblacionales más grandes de Honduras", indicó la investigadora.

Lo impactante del estudio es que indica que "entre las principales razones para estos crímenes está el robo".

"Por ejemplo el caso de un estudiante de Ingeniería que perdió la vida porque le querían quitar los tenis", dijo Ayestas.

migdonia.28(800x600)
Migdonia Ayestas, encargada del Observatorio de la Violencia.

Agregó que "otros casos se dan por robar una calculadora, los zapatos e incluso por robarles un celular. Esas son las principales razones, tienen que ver con la delincuencia común".

Explicó que acá "entra un poco el defender las propiedades, es cierto que hay que defender las cosas que nos dan nuestros padres o madres de familia pero también hay que enseñarles a los niños y a las niñas y a los jóvenes que lo primero que tienen que defender es la vida".

Concluyó que "el Estado está perdiendo porque son estos a los que están formando desde la escuela, el colegio y la universidad. Se pierde una inversión del Estado y de la familia".