Tramitadores cobran 200 lempiras por cupo

En junio esperan asignar unas 10 personas más para la oficina principal y cubrir la alta demanda.

Los usuarios se desesperan por las largas horas que deben esperar para ser atendidos. Foto: Cristina Santos.
Los usuarios se desesperan por las largas horas que deben esperar para ser atendidos. Foto: Cristina Santos.

San Pedro Sula, Honduras.

Mejorar la atención y que los trámites sean más rápidos son las principales peticiones de los contribuyentes a las autoridades del Servicio de Administración de Rentas (SAR), antes denominada Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI).

Los usuarios continúan reclamando una atención más expedita en la oficina principal ubicada en la primera calle de esta ciudad. Pese a que las autoridades del SAR implementaron un sistema de números para mejorar la atención, esta es cada vez peor, según los tributantes.

“Salí de mi casa a las 4:30 de la mañana, llegue a las seis y no me han atendido (12:00 del mediodía), es todo un día perdido.

Solicitamos a las autoridades que las atenciones sean con cita como en la oficina de pasaportes”, manifiesta Santiago Rodríguez, residente de Puerto Cortés.

Aunque las personas llegan desde antes que sale el sol y comienzan hacer fila afuera del edificio, las puertas de la oficina se abren hasta las 9:00 am. La alta demanda y la falta de personal causa que el proceso sea muy engorroso.

Algunos reclaman que los tramitadores hacen fila y cobran a varios usuarios al mismo tiempo de 150 a 200 lempiras para darles los primeros lugares. “Ahorita solo están permitiendo hacer un trámite a la vez, imagínese hacer la gran fila y tener que regresar otro día para hacer el otro”, lamenta el sampedrano José Fuentes. David Jerezano, asesor de la comisión presidencial de transición, dice que en junio asignarán unas 10 personas más para cubrir la alta demanda de usuarios, que sobrepasa los 500 diarios. “Pedimos a los contribuyentes que no hagan uso de los tramitadores”, dice Jerezano, y agrega que por eso solo permitien un trámite a la vez.

La Prensa