“La visión es que Toncontín no se cierre y que opere Palmerola”

El ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, dijo que “tenemos que ponernos creativos y el inversionista entiende lo que está pasando”. Las pláticas con la concesionaria ya iniciaron.

Tegucigalpa, Honduras.

El futuro de Toncontín aún se desconoce, pero el Gobierno busca que esta terminal aérea no se cierre y opere para vuelos nacionales, por lo que ha iniciado la renegociación de este punto.

Para el caso, las autoridades de la Secretaría de Finanzas (Sefin) y de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep) dieron continuidad ayer a las reuniones con la empresa concesionaria de Palmerola.

También, un grupo técnico de la Comisión para la Promosión de Alianzas Público-Privadas (Coalianza) trabajó previo a la reunión de ayer. Además, en la sesión estuvo el representante del Gobierno de España.

Wilfredo Cerrato, ministro de Sefin, aseveró que “la visión ahorita es que Toncontín no se cierre y que opere Palmerola y buscar un proyecto que sea factible y bancable. Ya iniciamos las pláticas con el inversionista y el equipo de Gobierno el día de ayer (martes)”.

Uno de lo temas más polémicos de este contrato es que Toncontín debe cerrar operaciones una vez entregadas las obras preliminares de Palmerola.

Por lo que de no cumplirse este acuerdo, el Gobierno deberá pagar una indemnización a la concesionaria de 800,000 dólares mensuales.

El punto anterior ha sido uno de los atrasos para que los parlamentarios detuvieran la discusión del contrato que tiene que ser aprobado o improbado en este poder del Estado.

Cabe mencionar que la Cámara Legislativa no puede modificar el documento; pero al no ser aprobado obliga al Gobierno a renegociar el mismo o a hacer un nuevo proceso.

“Tenemos que ponernos creativos y el inversionista entiende lo que está pasando y se va poner también muy positivo. Juntos vamos a buscar una alternativa para cumplir el objetivo de dejar Toncontín operando. Creo que cuando hay actitud en las personas, el 50% del problema ya está resuelto”, manifestó Cerrato.

Cerrado por humo

Según el funcionario, la operatividad de Toncontín no es de 365 días; ayer esta terminal amaneció cerrada por la densa capa de humo que impedía la visibilidad.

Otra de las desventajas que tiene la terminal capitalina es que no puede hacer crecer el movimiento de pasajeros porque no hay espacio físico para ampliar el aeropuerto y la pista es una de las más cortas, lo que la convierte en una de las más peligrosas del mundo.

Esto provoca que muchas aerolíneas no lleguen a Tegucigalpa, caso contrario ocurre en la terminal de San Pedro Sula que tiene conectividad con varias partes del mundo.

Concesión actual

Roberto Ordóñez, titular de Insep, reiteró que se continúa buscando los mecanismos que ayuden a que Toncontín siga las operaciones comerciales de índole nacional.

Recordó que “actualmente la concesionaria de Aeropuertos de Honduras (Interairports) sostiene un contrato firmado con Toncontín que vence en septiembre de 2020, pero ya se está trabajando, por instrucciones del mandatario hondureño, en buscar las mejores opciones para que este aeropuerto continúe funcionando”.

De acuerdo a explicaciones de los funcionarios que están buscando solución a este tema, si Toncontín se cierra antes de que concluya la concesión, hay que indemnizar a Interairports. No obstante, si Toncontín continúa en funciones, lo va a operar el concesionario actual hasta que termine el período de concesión. En ese orden, después del 2020 existen dos posibilidades: una de ellas es que se renueve el contrato para Interairports o se hace un nuevo proceso de concesión para Toncontín.

La Prensa