Al Primer Batallón envían a cuatro por crimen de Berta Cáceres

Anoche les dictaron detención judicial por el crimen de Berta Cáceres.



Sergio Ramón Rodríguez, ejecutivo de Agua Zarca, Douglas Geovanny Bustillo, teniente retirado de las Fuerzas Armadas, mayor activo de las Fuerzas Armadas, Mariano Díaz Chávez y Edilson Antonio Duarte fue capturado en La Ceiba.

Tegucigalpa, Honduras.

Cuatro presuntos implicados en el asesinato de la ambientalista y lideresa indígena Berta Cáceres fueron capturados ayer durante la Operación Jaguar que se ejecutó de forma simultánea en tres ciudades del país.

Las personas arrestadas son Sergio Ramón Rodríguez Orellana, gerente de temas sociales y medioamentales de la represa Agua Zarca. A él lo apresaron en la colonia Miraflores de la capital.

Además, fueron detenidos el teniente (r) Douglas Geovanny Bustillo, capturado en la residencial Los Molinos; el mayor Mariano Díaz Chávez (instructor de la Policía Militar), detenido en residencial Los Hidalgos; y el militar retirado del Ejército Edilson Antonio Duarte, capturado en la colonia Pizzati, de La Ceiba.

Todos ellos fueron acusados por el Ministerio Público por asesinato en perjuicio de Berta Cáceres Flores y tentativa de asesinato contra el mexicano Gustavo Castro Soto.

Según el Ministerio Público, hay pruebas científicas que acreditan la participación de los detenidos en el crimen.

Se cuenta con “los suficientes indicios racionales de su participación (la de los detenidos) en el lamentable suceso”, indica un boletín de prensa.

El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), organización a la que Cáceres pertenecía, ya había denunciado por amenazas e intimidaciones a Douglas Bustillo.

El Copinh también señaló a Rodríguez Orellana, a quien lo vinculan directamente con la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (Desa), la que construye la represa Agua Zarca.

mm bertacaceres00 030516 (3(1024x768)
Las autoridades ejecutaron ayer varios operativos en diferentes lugares.

Las investigaciones

Fue el 3 de marzo de este año que Cáceres fue asesinada en La Esperanza, Intibucá; sin embargo, hasta ahora se desarrolla un operativo de tal magnitud. Antes se detuvo a dos miembros del Copinh, los que fueron liberados a los pocos días.

En el Operativo Jaguar participaron la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) y la Policía Militar. “La Operación Jaguar, sustentada en el requerimiento fiscal presentado oportunamente ante el Juzgado de Jurisdicción Nacional, luego de una amplia y exhaustiva investigación, basada en métodos técnicos y científicos. La acción promovida ante los tribunales es por el delito de asesinato en perjuicio de Berta Cáceres Flores”, indicó el Ministerio Público.

También los cuatro detenidos fueron acusaron por asesinato en su grado de ejecución de tentativa contra un testigo protegido.

“Hay los suficientes indicios racionales de su participación en el lamentable suceso. El juzgado admitió la acción penal incoada, ordenando la captura de los sindicados. El operativo Jaguar estuvo compuesto por 10 allanamientos simultáneos, cuatro en Tegucigalpa, cuatro en La Ceiba y dos en Trujillo. Los operativos están en marcha y ya han sido capturados cuatro de los acusados”, indicó el Ministerio Público.

MM-BERTA CACERES-030516 (1)(1024x768)

Capturas en el norte

Siempre en el Operativo Jaguar las autoridades ejecutaron varios allanamientos en La Ceiba.

En esta acción fueron capturados Edilson Duarte y su hermano gemelo Emerson Eusebio Duarte Meza, ambos de 25 años, a quien por su parecido físico las autoridades los detuvieron, para verificar si los dos o solo uno tiene participación en los hechos que se les vincula.

También se les decomisaron varias evidencias a los detenidos, entre ellas una pistola y un vehículo, las que fueron trasladadas hacia Tegucigalpa. Los allanamientos tomaron por sorpresa a los pobladores de esta localidad, quienes defendieron a los gemelos.

Atilio Duarte, padre de los dos hermanos, expresó su sorpresa. “No sé por qué se los llevan, unos me dicen una cosa y otros otra cosa. Yo creo que son inocentes. Ellos se dedican a la albañilería, e incluso asisten a la iglesia Bautista de esta colonia”, aseguró Duarte.

Trascendió que uno de los detenidos era militar activo; sin embargo, su padre lo negó.

“Ellos nunca han sido militares, se han dedicado a trabajar en la albañilería”, recalcó. Atilio Duarte fue trasladado por vía aérea hasta Tegucigalpa, en donde fue puesto a la orden de los tribunales competentes.

Después de que les tomaron declaración, los otros tres sospechosos fueron trasladados hacia las instalaciones de la Fuerza Aérea Hondureña, adonde se encontraron con Duarte para luego ser remitidos a los juzgados capitalinos bajo un estricto operativo.

Anoche a las 10:30 pm, los acusados continuaban en audiencia con un juez con juridicción nacional.

Por su parte, Rodil Velásquez, abogado de la familia Cáceres, dijo que “no, no nos damos por satisfechos con estas capturas por eso venimos a averiguar por qué el Ministerio Público hizo esos requerimientos fiscales contra esas personas”.


La Prensa