Caen dos presuntos pandilleros en La Ceiba señalados como extorsionadores

Ayer anunció su cierre la empresa Cristina; la muerte de uno de sus motoristas rebalsó el vaso tras olas de amenazas.

Los presuntos pandilleros arrestados son Rodofo Alexander Banegas, de la 18, y Juan de Dios Rivas, de la MS.

La Ceiba, Honduras.

Agentes de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), militares y elementos policiales capturaron ayer a dos pandilleros acusados de liderar las extorsiones en esta ciudad.

En varios allanamientos a casas en el barrio Potreritos de La Ceiba, Atlántida, capturaron a Rodolfo Alexander Banegas Martínez, alias el Quik, presunto cabecilla de la pandilla 18.

A él, la FNA y los cobras lo vinculan con la muerte de dos transportistas, hechos registrados en los últimos días.

Banegas Martínez al verse acorralado por las fuerzas del orden se escondió en el cielo falso de una vivienda, de donde se cayó fracturándose una pierna. Fue trasladado a un centro asistencial bajo fuertes medidas de seguridad.

La FNA lo acusa de extorsión, homicidio y asociación ilícita, además se le decomisaron varios chips de teléfonos. Hay información clave que lo vincula con la extorsión mediante llamadas. Más temprano, uno de los presuntos líderes de la mara Salvatrucha (MS), también fue capturado en allanamientos realizados en la sector de Armenia Bonito.

El sujeto fue identificado por las autoridades como Juan de Dios Rivas Anduray, y es acusado por los delitos de tentativa de homicidio en perjuicio de dos agentes policiales, también de extorsión.

Se cree que Rivas Anduray es el tercer líder en la estructura de mando de esta pandilla. Al detenido se le decomisaron 11 bolsitas de supuesta marihuana, dinero en efectivo y un revólver. Esta persona desde hace unos días se le venía dando seguimiento.

El sector de Armenia Bonito es conocido por ser el centro de operaciones de la pandillla MS.

Cierran empresa

La muerte de uno de sus motoristas obligó a la empresa Transportes Cristina a cerrar sus operaciones tras 20 años brindado el servicio.

De igual forma, sus dueños aseguraron que las maras les exigían semanalmente unos 36,000 lempiras, suma que ya no estaban en la capacidad de pagar.

La incertidumbre, la nostalgia y hasta el llanto se apoderó de propietarios y empleados en el último viaje desde La Ceiba hacia Tegucigalpa la mañana de ayer lunes.

Igual panorama se vivió en ciudades como Trujillo, Tocoa, Tela, Olanchito, San Pedro Sula y Tegucigalpa, donde se tienen terminales.

LA PRENSA observó que mientras los pasajeros abordaban la unidad de transporte, se notó el nivel de temor y angustia por subirse al autobús, debido a la constante amenaza a la que están los conductores por el denominado “impuesto de guerra”, cobro que tiene de rodillas a cientos de transportistas a nivel nacional.

Los propietarios de Transportes Cristina, quienes operan desde 1996 en las principales ciudades del país, hicieron público un comunicado en donde explicaron las razones del cierre de operaciones. Al mismo tiempo piden al Gobierno que ponga mano dura para frenar el fenómeno de la extorsión.

CM LaCEIBA 260416 (4)(1024x768)
Ayer hubo tristeza en la empresa de buses Cristina tras su cierre temporal.

“Quiero aclarar a nuestros usuarios que han sido leales con nuestra empresa, no es que nosotros sencillamente querramos cerrar, lo haremos de manera temporal porque queremos que el Gobierno haga algo, no solo con nosotros, sino también con las demás empresas de transporte y en diferentes sectores porque definitivamente es imposible seguir trabajando”, expresó Mario Discua Elvir, gerente de la empresa.

Asimismo, el empresario fue claro al manifestar que cierran por el cobro de extorsión. “Esta gente llama, pide equis cantidad y si no van a seguir matando gente, ya están puestas las denuncias. Primero empezaron a llamar a La Ceiba para pedir mil lempiras semanal por cada unidad y son 36, son 36,000 lempiras. Nunca formalizamos nada, no entregamos dinero, prefiero cerrar”, reiteró Elvir.

Con el cierre de Cristina en La Ceiba quedan sin sus fuentes de trabajo 150 personas.

Luego de la decisión de Transportes Cristina de suspender sus servicios de manera temporal debido al cobro de extorsión, se conoció en redes sociales que el gimnasio “El gato” en la colonia Palmira, a escasos metros de la embajada de Estados Unidos y el “Body Gym”, en las Lomas del Guijarro, también cerraron operaciones. De igual forma, una de las sucursales de la farmacia “Farmacity” también anunció el cierre de operaciones por el cobro de extorsión por parte de criminales.

La Prensa