EUA destaca “progreso mesurable” en el combate de la delincuencia en el país

Departamento de Estado ve avances en derechos humanos, pero aún hay problemas dicen.

James Nealon, embajador de Estados Unidos.
James Nealon, embajador de Estados Unidos.

Tegucigalpa, Honduras.

Seguir apoyando a Honduras para combatir la corrupción y proteger a los defensores de los derechos humanos bajo amenaza en el país se comprometió ayer Estados Unidos. La asistencia fue ratificada a través del embajador norteamericano James Nealon, quien afirmó que “continuaremos apoyando los esfuerzos para fortalecer instituciones, abolir la corrupción y proteger a los defensores de derechos humanos que estén bajo amenaza”. Nealon reaccionó en esos términos tras la publicación del Reporte Anual sobre Derechos Humanos que elabora el Departamento de Estado para medir la situación de los derechos humanos en Latinoamérica.

El informe

En el caso de Honduras el documento reconoce un “progreso mesurable” en el combate de la delincuencia y criminalidad.

El informe evalúa la situación de los derechos humanos en el último año, es decir, el comportamiento de Honduras en esta materia durante 2015. La “violencia social generalizada persistió, aunque el Estado (de Honduras) hizo un progreso mesurable en la reducción de la misma”, establece el documento.

Además, establece que la violencia en las zonas rurales, incluyendo la región del Bajo Aguán, en relación con los conflictos de derechos de tierras, “sigue siendo significativamente más baja que en los últimos años”.

El Reporte Anual de Derechos Humanos indica que el año anterior los problemas más graves de derechos humanos eran la corrupción, la intimidación y la debilidad institucional del sistema de justicia, lo que favorecía la impunidad generalizada.

La Prensa