Patuca III muestra avances 10 años después

Desembolsos a compañía constructora y pagos de indemnizaciones van por buen camino. En un 90% se han concluido las excavaciones y el cuarto de máquinas ya está en construcción.

Muchos Gobiernos intentaron construirlo, pero hasta en septiembre de 2015 se reanudaron los trabajos de la represa que generará 104 megas de energía. Fotos: Andro Rodríguez
Muchos Gobiernos intentaron construirlo, pero hasta en septiembre de 2015 se reanudaron los trabajos de la represa que generará 104 megas de energía. Fotos: Andro Rodríguez

Patuca, Olancho, Honduras.

Ante un enredo de relaciones diplomáticas y la falta de financiamiento, el proyecto de energía hidroeléctrica Patuca III o Piedras Amarillas al fin muestra su mejor faceta.

A 192 kilómetros de Tegucigalpa por la carretera de oriente, el ambicioso proyecto que nació en 2006 entre el Gobierno de Honduras y China Taiwán nunca vio la luz.

Fallido, engavetado y olvidado, Patuca III fue rescatado en la gestión de Porfirio Lobo Sosa mediante la creación de la Unidad Especial de Proyectos de Energía Renovable (Ueper) y China continental en 2010 con la compañía Sinohydro, todo esto en apoyo a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

Con el financiamiento del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) por 298 millones de dólares (casi 7,000 millones de lempiras) a 10 años plazo, a partir de septiembre de 2015 es que las obras en Patuca III se retoman, trayendo como beneficio una generación de empleo inusual en la zona: 600 para hondureños y 110 para chinos.

MM-PATTUCA-280316 (24)(1024x768)
El proyecto gubernamental es desarrollado por la compañía china Sinohydro y supervisada por Eliteincom.

LA PRENSA constató en el río Patuca los avances en las obras de la famosa represa, que desde hace 10 años no daba muestras de que algún día las comunidades cercanas, principalmente del departamento de Olancho, podrían contar con este suministro de energía.

“La construcción no ha parado desde que empezó. Los avances son notorios, como en el desvío del río, excavaciones terminadas en un 90%, ya se está construyendo el cuarto de máquinas y también la prefabricación de las turbinas”, explicó el subdirector técnico de Patuca III, álvaro Ramírez.

Trabajo sin parar

Desde que se efectuó el primer desembolso, Sinohydro no ha parado. Con personal altamente calificado, la compañía tiene empleados trabajando en dos turnos diferentes, por ello todo va conforme a lo planeado.

“Todo el material que se necesita se produce aquí en la planta de trituración y dosificación, con excepción del cemento. La visión de las autoridades es que el proyecto comience a funcionar en 2018, y a este ritmo se va a cumplir”, expresó el supervisor de campo de la Ueper-Enee, Granly Lobo.

MM-PATTUCA-280316 (45)(1024x768)
En esta etapa laboran 600 hondureños y 110 chinos.

Junto con 25 personas más, Lobo se ha radicado en el campamento cercano al lugar. “La represa hidroeléctrica El Cajón es tres veces más grande que esta. La generación de energía será de 104 megas mediante dos turbinas. Son las personas de las localidades cercanas las que trabajan aquí con todas las medidas de seguridad requeridas”, manifestó el supervisor de campo.

Luego de un engorroso proceso de desembolsos, los trabajos en Patuca III continuaron en septiembre de 2015.

Indemnizaciones

Uno de los grandes logros que destaca la Ueper en el proceso de desarrollo de Patuca III es el desembolso y las mejoras contractuales. La directora ejecutiva de esta unidad, Claudia Aguilar, informó que ahora en marzo harán pruebas de modelaje de las turbinas y generador.

“Con respecto a las indemnizaciones, los útimos desembolsos que se hicieron fueron en diciembre del año pasado. Este año se ha venido trabajando en un plan de pago para no ir en pequeñas cantidades. La idea es dar un 20% al inicio y el resto pagadero en un año, explicó Aguilar.

MM-PATTUCA-280316 (33)(1024x768)
La cortina de Patuca III tendrá una altura de 57.50 metros y una longitud de 203 metros. ya se hacen obras preliminares.

El aproximado a entregar en indemnizaciones a dueños de terrenos es de 800 millones de lempiras, de los cuales restan 304. La Ueper aseguró que procuran que las tierras en que trabajan estén pagadas.

“Por mientras se hace el pago total de las tierras, las personas que van a ser indemnizadas están haciendo uso de estas. Hay que especificar que una cosa es el financiamiento del proyecto y otro el pago de tierras. Ya se está trabajando en el segundo desembolso para que el proyecto no se detenga”, puntualizó Aguilar.

La Prensa