Más noticias

Piden que comisión extranjera investigue asesinato de Berta Cáceres

Los cuatro hijos de la ambientalista, Laura, Olivia, Berta y Salvador, y su abuela, claman para que se esclarezca el asesinato de Berta

La Policía maneja tres móviles del crimen. Uno es el pasional, otro es el relacionado con su labor en pro de la defensa del ambiente y el tercero, el robo.
La Policía maneja tres móviles del crimen. Uno es el pasional, otro es el relacionado con su labor en pro de la defensa del ambiente y el tercero, el robo.

La Esperanza, Honduras

La madre y los cuatro hijos de Berta Cáceres, en conferencia de prensa, exigieron al Estado que se llegue a la verdad de lo que ocurrió y le solicitan a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) que conforme una comisión internacional para que también investigue la muerte de la ambientalista.

La conferencia inició ayer a las 10:00 am con un poema que Lidia Caballero escribió para Berta.

“Berta vive” fue la consigna que corearon en la casa adonde era velada la extinta líder indígena lenca.

Antes de la participación de los hijos y la madre de Berta, el pastor Rigoberto Ulloa, de la Iglesia Ágape y miembro del Observatorio Ecuménico de Derechos Humanos, intervino para solidarizarse y exigir justicia.

“Berta sembró huellas para siempre, es una mártir que deja una página escrita con lágrimas y su muerte no debe quedar impune.

Desde todos los sectores clamamos justicia y estaremos vigilantes de las acciones que el Gobierno emprenda para que se reivindiquen con el pueblo que está cansado de tanta impunidad”, dijo el religioso.

Exigencias

Fue doña Austra, madre de Berta, quien tomó la palabra, alzó su voz entrecortada y cargada de tristeza para hablar del trabajo de su hija, y desde ahora se suma a la lucha que la mujer promovió desde su organización. “Estamos hoy para exigir que la muerte de mi hija se investigue, hasta ahora no estamos de acuerdo con lo que se revela en el caso”, manifestó la progenitora de Cáceres.

La Policía maneja tres móviles del crimen. Uno es el pasional, otro es el relacionado con su labor en pro de la defensa del ambiente y el tercero, el robo.

Seguidamente, Olivia, la hija mayor de Berta, agradeció las muestras de cariño y solidaridad que desde la muerte de su madre tanto nacional como internacionalmente han recibido de toda la gente que conoció su trabajo.

“Sabemos que su vil asesinato fue su lucha, hablar de otra cosa es acabar la lucha del pueblo. Pedimos que se esclarezca su muerte y responsabilizamos a Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (Desa) de la persecución y criminalización contra mi madre. Por la desconfianza en las investigaciones que realizan los cuerpos del Estado pedimos que se conforme una comisión internacional. Solo así garantizamos que su muerte no quedará impune”, dijo Olivia.

Los cuatro hijos afirmaron que no permitirán que la imagen de Berta quede como un logo vacío, y, por lo tanto, piden que en honor a su madre, el Gobierno cancele las concesiones que otorgó para instalar proyectos.

“Si el Gobierno quiere hacer justicia, entonces que cancele las concesiones mineras, represas y explotación del bosque.

Esa es la manera como pueden reivindicarse. Pedimos se respeten las garantías para la familia y para las comunidades, especialmente para Río Blanco que ahora quedó frágil en la lucha, expresó Laura Zúniga.

El clamor de la familia es que se agoten todas las instancias hasta que se enjuicie a los culpables. “Los responsables de esta muerte son los empresarios, el Gobierno y los alcaldes de la zona que constantemente la amenazaron. Asesinaron a la madre de todo un pueblo”.

Hijos seguirán legado de la ambientalista

Si algo tiene claro la familia como el Comité de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) es que la muerte de su líder no fue pasional. “Este es un crimen político, se ha dicho y desmentimos rotundamente que se trate de un crimen pasional. Ella siempre denunció amenazas sistemáticas por parte de la empresa Desa, además tenía medidas cautelares a las que nunca renunció, eso es falso como lo dijo el vocero de la Policía”, dijeron sus hijos en la conferencia.

Los cuatro jóvenes advirtieron que no se van a doblegar, que ellos no desmayarán en la lucha que emprendió su madre y seguirán con el legado que dejó para hacer prevalecer los derechos de los pueblos que hoy más que nunca piden no solo en Honduras, sino en el mundo, que la muerte de su madre no quede impune.

El trabajo de Berta Cáceres fue a favor del pueblo lenca que la hizo acreedora de varios reconocimientos. En 2012 fue galardonada con el Premio Shalom en Alemania, premio que se les asigna a personas e iniciativas que defienden los derechos humanos y luchan por la justicia.

En 2014 fue finalista del Premio Front Line Defenders en Irlanda y el 4 de abril de 2015 Berta Cáceres fue galardonada con el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas del medio ambiente.

La líder lenca viajó de un país a otro, recorrió distintas ciudades, realizó encuentros con los colectivos solidarios, denunció amenazas contra su vida; pero no tuvo miedo, siempre creyó en sus luchas y pese a que muchos le aconsejaron retirarse, nunca desistió.

Trató de imprimir en su pueblo la denuncia, la solidaridad, la alegría y la lucha. Su voz se apagó, pero para muchos de sus amigos y compañeros de etnia, la lucha apenas comienza. Sin duda que la muerte de esta mujer deja una huella, es un legado que su descendencia recordará por siempre.