Hay un policía por cada 2,930 personas en San Pedro Sula

La Alianza por la Paz y la Justicia (APJ) pidió más seguridad en la ciudad de San Pedro Sula.

La Policía Nacional, el Ministerio Público y el Poder Judicial tienen limitaciones para poder ejecutar acciones contundentes, según la APJ.
La Policía Nacional, el Ministerio Público y el Poder Judicial tienen limitaciones para poder ejecutar acciones contundentes, según la APJ.

Tegucigalpa, Honduras

Una ONG pidió este jueves más acciones contra el crimen en la ciudad de San Pedro Sula, que registra la mayor tasa de homicidios de Honduras y una de las más altas de América Latina.

"Deben fortalecerse las capacidades de las instituciones operadoras de seguridad y justicia", dijo Rafael Valladares, dirigente de la ONG Alianza por la Paz y la Justicia (APJ) en San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, situada 240 km al norte de Tegucigalpa.

"La Policía Nacional, el Ministerio Público y el Poder Judicial tienen limitaciones para poder ejecutar acciones contundentes que prevengan, investiguen, juzguen y sancionen a los criminales, delincuentes y corruptos que transgreden la ley, por lo que estas falencias deben ser solventadas", demandó Valladares en rueda de prensa.

El coordinador de Investigaciones de la ONG, Luis León, explicó a la AFP que hace un año "San Pedro Sula dejó de ser la ciudad más violenta de Latinoamérica, pero sigue siendo la segunda o la tercera", debido a las limitadas capacidades de las autoridades.

De acuerdo con el activista, San Pedro Sula tiene 1,1 millones de habitantes y hay un policía por cada 2,930 personas, pese a que la relación debe ser de uno por cada 300, y apenas hay un fiscal por cada 13,000 habitantes.

León estimó que la región norte requiere mayores recursos del Estado para el combate de la criminalidad, pese a reconocer que ha habido una reducción de los delitos, comparando las cifras del 2015 con las del 2014.

El más reciente informe del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional registró una disminución en la tasa de homicidios en Honduras, que en 2014 era de 68 por cada 100.000 habitantes, a 60 por cada 100.000 en el 2015.

Aunque en 2015 registró una disminución de 18% en los crímenes, la región norte sigue siendo la más violenta de Honduras, con una tasa de 84,6 homicidios por cada 100.000 habitantes.

La región central, donde está la capital, que ocupa el segundo lugar, registró una baja de 11%, para una tasa de 58 homicidios por cada 100.000 habitantes.

El gobierno atribuye la reducción de los homicidios al combate del narcotráfico y las pandillas por parte del actual presidente Juan Orlando Hernández, quien desde que asumió hace dos años emprendió una ofensiva contra el crimen con la participación de militares que refuerzan a la Policía. AFP.

La Prensa