Más noticias

Grupos campesinos claman por readecuación de la deuda

La mora que tienen con el Estado rebasa los 623 millones de lempiras.

Trujillo, Honduras

Dirigentes del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (Muca) y el Movimiento Auténtico Reivindicador Campesino del Aguán (Marca) pidieron de urgencia elaborar un plan de readecuación de la deuda por el pago de tierras, considerando la caída del precio internacional del aceite de palma.

El precio de la tonelada métrica de fruta fresca cayó 1,470 lempiras, lo que representa un 53.4%, con relación a los precios establecidos en el Plan de negocios y la estructura financiera que se manejó en el 2012 para el pago de la tierra.

Esa situación mantiene asfixiada la economía de los campesinos que aseguran que sus saldos se mantienen en rojo.

“Desde el 2014, el precio de la palma cayó. La situación se nos complicó y por unanimidad las organizaciones al vernos afectados con los ingresos, decidimos no continuar pagando la deuda. Le hemos planteado al Gobierno en informes cuánto pagamos, cuánto ganamos y cuánto necesitamos para hacer producir las fincas y honrar el compromiso”, explicó Walter Calderón, presidente de Marca.

La deuda

Son 623,744,250 lempiras los que adeudan los grupos campesinos por la compra de 4,620.55 hectáreas cuando adquirieron las empresas La Confianza, La Aurora, Lempira, Concepción, Isla 1, Isla 2, Marañones y San Esteban.

Desde 2012, el Instituto Nacional Agrario (INA) y la Secretaría de Finanzas elaboraron los planes de negocios, donde establecieron las condiciones de amortización del préstamo que se estipuló a un plazo de 15 años con tres años de gracia para el pago de capital a una tasa del seis por ciento.

Pero el valor bruto de la producción se tomó con los precios promedios de 3,100 y 3,600 lempiras por tonelada de fruta y no se previó la baja en el precio del producto.

“No es que no queremos pagar, estamos anuentes a pagar, solo buscamos negociar. Estamos pidiendo más plazo, más años de gracia y empezar a pagar la deuda por las tierras pero con proyecciones reales”, dijo Raúl Ramírez, secretario del Muca.

Buscan acuerdo

Son 18 meses los que tienen los líderes de las empresas campesinas planteando la problemática financiera que enfrentan.

Hasta ahora han logrado que el Gobierno los escuche y se han organizado comisiones que estudian la situación económica de los grupos.

“Empezaron a retrasarse, el 50% de las empresas iba cumpliendo, inclusive pagando un poco más de la cuota.
El problema se agravó a mediados de 2015, porque bajó el precio de la palma en el mercado internacional. En el anterior convenio no se pusieron algunas salvaguardas para analizar si el precio de la palma bajaba, eso no se previó”, explicó Ramón Lara, ministro director del INA.

Si en algo coinciden los movimientos campesinos con el Gobierno, es que hay que prorrogar el plazo y que se les dé un respiro para que honren la deuda.

“Estamos de acuerdo en que hay que prorrogar el plazo, que se les dé un período de gracia para recuperar el precio y ayudarles. E incluso anexamos otro elemento, que se dé el libre mercado para que los grupos vendan al que mejor les pague, porque en el convenio anterior salieron amarrados para vender el producto con ciertas extractoras de aceite”, dijo el funcionario.

Hay seis propuestas que se han elaborado para paliar la crisis financiera que enfrentan los campesinos, entre ellas que sean 20 años plazo para pagar la deuda al precio actual de la fruta, cinco años de gracia y que se revise el acuerdo, porque aseguran que les faltan aún siete mil hectáreas que el Gobierno aún no adjudica.

“Se llevó el caso a la Secretaría de Desarrollo Económico, y el 18 de enero el exministro Alden Rivera organizó cinco comisiones para inspeccionar las fincas.

Esta acción se realizará el próximo 15 de febrero.

Confiamos que esa medida nos ayudará a solventar los conflictos financieros que tenemos”, dijo Ángel Flores, presidente del Muca.