Dengue, zika y chikungunya arrodillan a los hondureños

En 2015 en Honduras hubo seis muertes y más de 40,000 casos de dengue, una muerte confirmada por chikungunya y más de 80,000 casos. Ya van 167 casos confirmados de zika.

Los hospitales siguen recibiendo pacientes con los tres males. Muchos son internados porque los síntomas son similares.
Los hospitales siguen recibiendo pacientes con los tres males. Muchos son internados porque los síntomas son similares.

San Pedro Sula, Honduras.

El zika está catalogado como menos grave que el dengue y la chikungunya, pero se ha viralizado a tal grado que las autoridades de Salud pasaron de confirmar un caso a 40 en un lapso de dos días y en menos de un mes ya hay 167 afectados en todo el país.

Aunque los síntomas del zika son menos quebrantadores, son las secuelas de esta enfermedad las que están causando preocupación.

En El Salvador ya dieron la voz de alerta. En ese país se contaban 3,836 casos sospechosos del zika y solo de San Salvador son 2,272.

De estos casos, hay dos muertes por Guillain Barré asociados al zika. Los más afectados son hombres y mujeres entre los 30 y 39 años.

Salud de ese país hizo un estudio en diciembre, el cual identificó 22 casos sospechosos del síndrome. Entre siete y 15 días antes de la parálisis, el 54 % de los pacientes había tenido una enfermedad febril eruptiva, como zika, dengue o chikungunya.

Por esa razón, las autoridades salvadoreñas emitieron una alerta por el aumento inusual de casos de Guillain Barré, y la sospecha que el zika está asociado en casos de microcefalia de bebés.

En Honduras, el infectólogo Tito Alvarado informó que en el Hospital Escuela se mantiene bajo observación a diez pacientes sospechosos del síndrome Guillain- Barré, padecimiento que se asocia con enfermedades virales.

Los casos sospechosos son en personas provenientes del interior del país, quienes han presentado los síntomas de esta enfermedad, que incluye parálisis flácida, afirma Alvarado.

Los síntomas de este síndrome son debilidad y hormigueo en el cuerpo, debilidad en los músculos y alteraciones en los músculos respiratorios, lo que hace que el paciente sienta la necesidad de ser conectado a un ventilador mecánico para lograr salvarle la vida, según el presidente del Colegio Médico de Honduras, Elmer Mayes.

JG Dengue11 160116(1024x768)

Invasión de zancudos

El dengue, chikungunya y el zika son los principales virus que acechan a los hondureños y considerando que durante 2015 más de 120,000 personas en el país que cayeron enfermos como víctimas de ellos hay que tomar precauciones.

Durante el año anterior, el dengue y chikungunya fueron los males que afectaron a más personas en Honduras; pero en diciembre de 2015 también llegó el zika al país y rápidamente se registraron varios casos. Los tres virus son transmitidos por la hembra del zancudo Aedes aegypti. En 2015 hubo en Honduras seis muertes y más de 40,000 casos de dengue, hubo una muerte confirmada por chikungunya y más de 80,000 casos, y hubo más de 40 casos de zika.

La epidemióloga Yelba Cuadra explicó que uno de los grandes problemas para lograr que disminuyan los casos es que aunque la gente conoce las medidas para evitar que se formen criaderos del zancudo Aedes aegypti, que transmite los virus, no toman las precauciones debidas.

“Las personas saben que no deben dejar que se formen estancamientos de agua, ya sea de forma natural o en recipientes u otras cosas. Saben que no deben dejar crecer la maleza, etcétera, pero no toman las medidas para evitarlo y eso facilita la proliferación del zancudo transmisor y por consecuencia la cantidad de casos que se presentan”, declaró.

La epidemióloga indicó que en lo que sí se observa es que hay mucho desconocimiento en la población al creer que el virus se contagia de persona a persona.

“Mucha gente cree que el zika, chikungunya y hasta el dengue se pasan de persona a persona, como una gripe; pero no es así. Lo que pasa es que a veces la gente vive en ambientes no controlados, adonde hay demasiados zancudos, y varias personas son picadas”, declaró Cuadra.

La doctora agregó que a las mujeres embarazadas se les educa y explica que deben cuidarse de mantener un ambiente adecuado y seguro; en su entorno deben tomarse las medidas preventivas para que no prolifere el zancudo que transmite el dengue, zika y chicungunya.

Cuadra es la jefa de la unidad de maternidad del hospital Leonardo Martínez.

Todos deben ayudar

Prueba de que estos son los virus que más preocupan en el país, es que el Gobierno de Honduras destinó unos 250 millones de lempiras (11.1 millones de dólares) exclusivamente para implementar un programa para la prevención y el combate de los tres males.

Yolani Batres, titular de la Secretaría de Salud, hizo un llamado a la población para que tomen las medidas de precaución que eviten la proliferación del mosquito Aedes aegypti, pues advirtió que “el dengue puede ser letal y aunque la mortalidad causada por el zika y chikungunya es baja, esta última puede causar molestias por un tiempo prolongado”, manifestó.

La ministra aseguró que se han redoblado esfuerzos a nivel nacional para prevenir el incremento de casos de las tres enfermedades.

“El personal de Salud ha estado en alerta permanente desde que ingresó el chikungunya al territorio hondureño, intensificando la vigilancia con el ingreso del zika”, dijo.

Batres señaló que las regiones sanitarias han seguido con las jornadas de limpieza, fumigación y abatización, centrando esfuerzos en los sitios adonde se han presentado más casos de estas enfermedades.

Enemigo número uno

Debido a las alarmantes cifras en el país, incluso el comisionado nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), Roberto Herrera Cáceres, calificó al mosquito Aedes aegypti como el “enemigo público número uno de la sociedad hondureña”.

Herrera explicó que para frenar la propagación del virus no bastará solo el trabajo gubernamental. “Hacemos un llamado urgente al pueblo hondureño para destruir los criaderos de zancudo. Debemos unirnos para la prevención, control, vigilancia y atención de estas enfermedades”, señaló el comisionado.

La Prensa