Más noticias

Masacre en Choloma pudo ser peor, asesinos se quedaron sin balas

La masacre fue cometida por individuos con chalecos antibalas.

VER MÁS FOTOS

Choloma, Cortés

Ocho individuos armados de fusiles y pistolas perpetraron ayer un ataque en la terminal de rapiditos de la colonia Cerro Verde, sector López Arellano, que dejó ocho personas muertas y un herido.

Eran las 11:55 am y todo se desarrollaba normalmente en la terminal, ubicada en la entrada a dicha colonia. Varios de los ayudantes y motoristas estaban bromeando y otros almorzando.

De repente llegaron dos vehículos que se estacionaron en la entrada del predio, de los cuales se bajaron ocho individuos armados de fusiles y pistolas.

Tres de los tipos andaban encapuchados y con chalecos antibalas de la DPI (Dirección Policial de Investigación). Los otros cinco andaban los rostros descubiertos y también con chalecos antibalas.

Los homicidas tras bajarse de los carros se dispersaron en varias direcciones.

Unos les dispararon a dos de los ahora occisos que se encontraban cerca de un bus que estaba listo para salir en ruta. Otro se encargó de matar al motorista que estaba dentro de la unidad de transporte.

Los otros delincuentes se dirigieron a una galera que está cerca de la oficina de los despachadores, ahí mataron a otras personas.

Los individuos que ultimaron al motorista dentro del rapidito y a los otros dos que se encontraban afuera de la unidad se encargaron también de asesinar a los dos despachadores que estaban en la oficina asignada a ellos.

Masa.137(800x600)
Las víctimas trabajaban en las cuatro empresas que operan en el predio de la colonia Cerro Verde.



Se salvan de milagro

Los maleantes hincaron a otros motoristas y ayudantes que estaban en el predio y no los mataron porque se quedaron sin munición.

Testigos que miraron el ataque relataron que los homicidas andaban en dos carros: una camioneta azul y un pick-up negro.

Los dos carros pasaron primero rumbo al centro de la colonia e instantes después regresaron y se metieron a la terminal.

Los dos carros ingresaron a la terminal y tras avanzar unos pocos metros de la entrada dieron la vuelta rápido.
Los dos carros después de girar se estacionaron en posición de salida y luego se bajaron los tipos a ejecutar la masacre.

A la hora que se suscitó el hecho, en el predio había unos 50 buses y más de 100 personas. Los asesinos tras cometer el crimen huyeron tranquilamente en los dos carros a pesar de que a cuadra y media de la terminal hay una posta policial.

Compañeros de las víctimas se mostraron indignados porque no hubo ninguna reacción de los agentes.

Las víctimas

En el suceso resultó herido un ayudante que fue enviado al hospital Mario Rivas.

Los ocho victimados son los ayudantes José Omar Ruiz (21), Rubén Darío López Matamoros (23) y Miguel Antonio Gonzales (22), los motoristas Franco Enrique Sarmiento Maldonado (22), Gerardo Enrique Fúnez (35) y Gerardo Dubón (28).

También perecieron en el ataque los despachadores Wilson Omar García (32) y German Ulises Vásquez (34).
Horas después de la tragedia, la Policía ejecutó varios allanamientos en busca de los homicidas y en el sector de El Ocotillo, de San Pedro Sula, capturaron a un individuo para investigación.

Poder.19(800x600)
La muerte de los trabajadores de los rapiditos causó conmoción en la López Arellano.



Extorsión

La Policía informó que por la dinámica del ataque se presume que el crimen lo cometieron mareros en represalia por el cobro de extorsión.

Según investigaciones, las cuatro empresas de rapidito que operan en el plantel pagan extorsión en la terminal que tienen en San Pedro Sula, pero no en el predio de la colonia Cerro Verde, razón por la cual los pandilleros de esa zona cometiron el múltiple crimen.

Recompensa

El Ministerio de Seguridad informó que ofrece una recompensa por información que ayude a capturar a los asesinos. Los interesados pueden llamar al teléfono 9440-0022.