Juan Orlando Hernández ordena no permitir construcciones en zonas de alto riesgo

El Presidente hondureño visitó ayer Siguatepeque, uno de los municipios más afectados con las últimas lluvias.

El mandatario Hernández compartió ayer con las personas afectadas con las lluvias en la ciudad de los pinos. Foto: Marlon Laguna
El mandatario Hernández compartió ayer con las personas afectadas con las lluvias en la ciudad de los pinos. Foto: Marlon Laguna

Siguatepeque, Honduras.

Para conocer de primera mano la grave situación que atraviesa la ciudad debido a las inundaciones por las fuertes lluvias, el presidente Juan Orlando Hernández llegó ayer a Siguatepeque y se reunió de emergencia con las autoridades.

Después de dos horas a puertas cerradas con las autoridades locales, el Presidente se trasladó al barrio Zaragoza, adonde se reportaron más desastres. Aprovechó la ocasión para conversar con algunos pobladores de ese sector que resultaron afectados.

Informó que les solicitó a sus ministros que no emitan más permisos de construcción en zonas peligrosas porque hay órganos coercitivos del Estado, como los operadores de justicia, la alcaldía y Copeco que están pendientes de que eso no suceda.

El mandatario solicitó la ayuda de la población para que se dé un cambio cultural y patrón de vida de las personas en función de que no se deprede el bosque y no se construyan casas y cultivos en zonas de riesgo.

“Estamos aquí para apoyarles, pero necesitamos trabajar estrechamente. Si dice Copeco que esa zona ya no es habitable porque existe el riesgo de que se pierdan vidas, no le queda otra opción a la Municipalidad que declararlo inhabitable”, afirmó.

Sobre la respuesta inmediata a las personas damnificadas, Hernández respondió que ya se les está dando albergue, comida, ropa y medicina, y que a los que perdieron total y parcialmente sus casas se les construirá una nueva en los terrenos que la Municipalidad indique, donde no haya ningún riesgo de derrumbe e inundaciones.

Alertas

Copeco determinó incluir en alerta verde a Lempira, Intibucá y La Paz por 48 horas desde ayer a las 11:00 am. Además, se determinó bajar el nivel de rojo a amarillo para los municipios del Valle de Sula aledaños al río Ulúa; pero se amplía por el mismo tiempo. La determinación se debe a que van a continuar las fuertes lluvias en el occidente, centro y sur del país.

Juan José Reyes, jefe del Sistema de Alerta Temprana de Copeco, explicó que la extensión del período de las alertas se debió a “la cantidad de precipitación que se ha generado, hay saturación en los suelos”.

El informe de Copeco establece que ocho personas han perdido la vida a causa de las fuertes lluvias y dos se encuentran desaparecidas, uno en Comayagua y otro en El Progreso.

tc lluvias2 201015(1024x768)
El nivel del río Ulúa puede subir debido a las precipitaciones de este día.
La Prensa