Más de 244 mil sampedranos en riesgo por inundaciones

El pronóstico de Copeco establece que habrá chubascos de gran intensidad. Los sistemas pluviales y sanitarios requieren mejoras y mayor capacidad de captación.

Pese a que la pasada administración instaló un colector en el sector de Calpules, las lluvias siguen inundando rápidamente las calles de la zona.
Pese a que la pasada administración instaló un colector en el sector de Calpules, las lluvias siguen inundando rápidamente las calles de la zona.

San Pedro Sula, Honduras.

Mientras en San Pedro Sula no se hagan estratégicas mejoras a la red pluvial y los pobladores no sigan tirando basura en las calles, la ciudad seguirá en riesgo de inundaciones cada vez que llueva, afirman los expertos.

El pronóstico de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) indica que en los próximos días habrá chubascos de alta intensidad. A la vez vaticina la entrada de un ciclo de frentes fríos en octubre.

“La cantidad de agua que se espera es mínima, quizá solo sean 50 milímetros; sin embargo, si se nos viene en una hora, nos dejará muchos problemas en la ciudad por el mal drenaje que tenemos”, expresó Alex Estévez, subcomisionado regional dos de Copeco.

Destaca que la vegetación que tenía la montaña de El Merendón años atrás ya no es la misma. Con la proliferación de construcciones y menos áreas verdes en la parte alta de la ciudad, la parte baja está más propensa a desastres.

“Tenemos colonias que años anteriores no se inundaban y ahora se inundan. Todas las partes bajas de la ciudad ahora con una pequeña lluvia se inundan”.

Copeco actualmente está trabajando en un proyecto de ordenamiento territorial que tiene por objetivo definir las áreas que son aptas para la construcción y las obras de mitigación que necesitan algunos sectores.

“Si no depositáramos la basura en los drenajes o en las cunetas, ayudaríamos en gran manera a reducir los efectos negativos de las lluvias”, explicó.

De acuerdo con datos de la Comisión de Acción Social Menonita, más de 14 mil familias en extrema pobreza residen en las riberas de los ríos, pese al riesgo de que la crecida de los ríos los dejen sin techo y hasta pierdan la vida. No respetan la distancia de 50 a 200 metros que debe haber entre sus casas y el afluente.

Sistemas y riesgo

Luis Saa, jefe del departamento de Mantenimiento de Vías y Sistemas de la Municipalidad, informó que ya dio inicio el segundo ciclo de limpieza de la red pluvial en los barrios El Centro, Benque, Lempira, Paz Barahona, Suyapa, Guamilito y Los Andes. En el Centro serán limpiados unos 450 tragantes, ocho quiebrapatas y unos cuatro mil metros lineales de tubería.

El sistema pluvial de San Pedro Sula está compuesto por más de 250 quiebrapatas, o rejillas viales, y más de cinco mil alcantarillas y pozos de inspección. La alcaldía invierte unos L80 millones en la red pluvial, entre mantenimientos, nuevas obras y reparaciones.

Saa detalló que sectores como la Rivera Hernández, Chamelecón, Calpules y El Carmen son zonas que por no tener alcantarillado son altamente vulnerables. Datos de la División de Investigación y Estadística Municipal (Diem) establecen que en la Rivera Hernández viven más de 100 mil habitantes; en Chamelecón, más de 65 mil; en El Carmen, más de 59 mil, y en Calpules, más de 20 mil. Es decir, que más de 244 mil personas están propensas a inundaciones de manera directa.

En 2014 y hasta principios de este año, el sistema pluvial de la ciudad solo tenía una capacidad de recibir entre 30 a 35 milímetros de agua, esto significa que durante una lluvia las calles se inundaban en 15 minutos. Sin embargo, Saa destaca que se ha mejorado la capacidad de captación y conducción del agua. “Hemos intervenido unos 20 puntos que antes se inundaban y ahora ya les hemos dado solución”.

El funcionario señala que el cambio climático ha hecho que ahora el 70% de las aguas que caen corran por la ciudad y que solo el 30% se filtre en los conductos pluviales debido a que las lluvias son más intensas. El sistema sanitario de Aguas de San Pedro está compuesto por 1,175,840 metros lineales de red colectora y más de 15 mil pozos de inspección.

El 30% del sistema está obsoleto y requiere ser cambiado. Para evitar los daños que puede causar el colapso del alcantarillado, la concesionaria ejecuta trabajos de mantenimiento que anualmente requieren una inversión de L85 a L100 millones.

“Cabe señalar que, en época de lluvia, el mayor problema se origina por el cruce ilegal del alcantarillado pluvial al colector sanitario, ya que cada sistema es diseñado para cubrir la capacidad respectiva de sus aguas. Al rebasar la capacidad las aguas lluvias, dañan consecuentemente los colectores sanitarios”, indicó Dina Bulnes, vocera de Aguas de San Pedro.

La Prensa