¿Tienen justificación las últimas alzas a los combustibles?

La Prensa