Más de 1,300 vacunas contra fiebre amarilla se aplicaron hasta junio

Los países de Sudamérica más visitados por los sampedranos son Colombia y Perú por turismo y negocios.

El biológico contra la fiebre amarilla se pone gratis en el centro de salud y siempre está disponible.
El biológico contra la fiebre amarilla se pone gratis en el centro de salud y siempre está disponible.

San Pedro Sula, Honduras.

Estar inmunizado contra la fiebre amarilla es uno de los requisitos para viajar a Suramérica y algunos países de Europa.

Solo en el centro de salud Miguel Paz Barahona, entre enero y junio, se aplicó un promedio de 1,357 vacunas contra esta enfermedad.

Sara Sierra, directora del programa de vacunas, dijo que la gran cantidad de personas que llegan a ponerse el biológico indica que hay flujo de turistas hondureños hacia esos países.

“En años anteriores hay meses en los que hemos recibido hasta 380 personas y la tendencia sigue igual, la locura por aplicarse la vacuna se disparó desde que se jugó el mundial de fútbol y por los que se van embarcados”.

Sierra añadió que la vacuna es gratuita y debe ser aplicada 10 o 15 días antes de salir del país.

“Cuando se ponen la vacuna nosotros les damos una boleta que certifica que ya están inmunizados. Todas las semanas recibimos personas que vienen del aeropuerto desesperadas porque viajan ese día y se les olvidó la vacuna y sin eso no viajan, en la mayoría de los casos pierden el viaje porque se la pusieron el mismo día que salían del país”.

Las enfermeras encargadas de la vacunación dijeron que aunque no es requisito especificar para qué país va el paciente, se han dado cuenta que los lugares a los que más viajan son Colombia y Perú, además de los tradicionales Canadá y Estados Unidos.

“La mayoría dice que va por turismo, otra buena cantidad va por negocios y estudio”, expresó la enfermera Rosa Galindo. Más del 70% de los viajeros son jóvenes entre los 18 y 30 años.

Dolencia

La fiebre amarilla es una enfermedad seria causada por un virus del mismo nombre que se encuentra en ciertas partes de África y de Sudamérica.

El contagio es mediante la picadura de un mosquito infectado y no se transmite de una persona a otra por contacto directo.

Honduras todavía no ha sido afectada con la enfermedad.

Los síntomas más frecuentes son fiebre, piel y ojos amarillos, hemorragias en varias partes del cuerpo, falla del hígado, los riñones, el sistema respiratorio y otros órganos y tiene una mortalidad en entre el 20 y el 50% de los casos serios.

La Prensa