Más noticias

Reclaman justicia en sepelio de joven hondureña que "resucitó"

Los familiares de Nelsy Yamileth Pérez reclamaron un supuesto error de los médicos que la declararon muerta.

Los familiares de Nelsy Pérez reclamaron justicia al enterrar por segunda vez a la joven hondureña.
Los familiares de Nelsy Pérez reclamaron justicia al enterrar por segunda vez a la joven hondureña. /

Nueva Arcadia, Copán, Honduras

Como si haberla perdido no hubiese sido doloroso, los parientes de Nelsy Yamileth Pérez Gutiérrez (15) tuvieron que velar su cuerpo por segunda vez y enterrarla en el mismo cementerio en donde 72 ahoras antes le había dado el adiós.

A eso de las 10:00 am, el cadáver de la jovencita que fue noticia por haber "resucitado", fue sepultadotras ser sacado de la tumba el pasado viernes, luego que sus familiares escucharan gritos y golpes y creyeran que la quinceañera aún estaba con vida.

Lea: Escucharon gritos dentro de la tumba, creen que la enterraron aún con vida

Durante el sepelio de Nelsy, en medio de llanto y consternación, los parientes de la ahora occisa reclamaron justicia ya que según ellos, la joven fue declarada muerta sin haberlo estado.

“Esos médicos van a pagar tarde o temprano porque de la justicia de Dios nadie se salva. Deberíamos meter una buena demanda”, gritó con fuerza una de las parientes de la ahora fallecida minutos antes de depositar el ataúd por segunda vez en la tumba.

Y es que de acuerdo con las creencias de los familiares, en el caso de la jovencita, que además tenía dos meses de embarazo, los médicos erraron al diagnosticar a la joven y fue declarada muerta sin estarlo, lo que los llevó a enterrarla y un día después sacarla de la tumba.

La historia

De acuerdo con diversos relatos de vecinos y parientes, Nelsy Yamileth Pérez Gutiérrez era una joven sana, sin embargo el martes anterior empezó a padecer dolores de cabeza intensos.

Relataron que la joven fue atendida en casa con algunos medicamentos para el dolor y que incluso lavaron su cabeza con alcohol, como creencia que esto le ayudaría a quitar el dolor, sin embargo la jovencita se durmió y no volvió a reaccionar.

Debido a que la quinceañera se encontraba inconsciente, sus padres la llevaron al Hospital de Occidente, y de este fue trasladada al Mario Catarino Rivas, en San Pedro Sula, donde fue declarada muerta.

Los parientes trasladaron el cuerpo de la joven y la velaron, para darle sepultura el jueves.

Sin embargo, la mañana del viernes, la pareja de la jovencita escuchó gritos y golpes provenientes de la tumba, lo que llevó a la familia a hacer trámites correspondientes para poder abrir la tumba y sacar el cuerpo, para verificar el estado de Pérez Gutiérrez.

Algunos aseguran que cuando el sacaron el ataúd de la fosa, encontraron el vidrio roto y algunos otros rasgos de violencia en el féretro.

Contaron que el cuerpo de la muchacha no estaba rígido a pesar que estaba frío y que los labios de la joven lucían morados, por lo que fue llevada a una clínica privada en La Entrada.

Ante la confusión, autoridades del Ministerio Público determinaron trasladar el cuerpo a San Pedro Sula, para que se le practicara una autopsia que revele la causa de la muerte y el tiempo en que ocurrió, para descifrar si la muchacha fue enterrada viva o si había fallecido desde el miércoles anterior.