Vendedores prevén que el precio de la carne llegue a L80

El tajo de res se cotiza a 70 y 74 lempiras en los mercados sampedranos.

Los establecimientos de carne en el mercado El Dandy permanecen desabastecidos,<br/>ya que a diario solo compran una res. Foto: Cristina Santos.
Los establecimientos de carne en el mercado El Dandy permanecen desabastecidos,
ya que a diario solo compran una res. Foto: Cristina Santos.

San Pedro Sula, Honduras.

Los aumentos en el precio de la carne de res han llegado a niveles insostenibles por los vendedores y consumidores.

Lo más lamentable es que vaticinan que estos seguirán subiendo en lo que queda de este año, debido a la falta de acciones de las autoridades.

En octubre de 2014, el tajo de res se cotizaba a L52 y la costilla a L38, estos precios han ido aumentando de manera que ahora se posicionan en L70 y hasta L74 y en L47 respectivamente. Los vendedores prevén que en poco tiempo la carne de res podría cotizarse hasta en L80.

Los precios de la carne de cerdo y de pollo se mantienen estables, lo que ha provocado que las amas de casa se inclinen más por el consumo de estos alimentos para cuidar su bolsillo. “¿Qué vamos hacer? Tenemos que comprar lo que está a nuestro alcance y el pollo todavía lo está”, expresó Karla Barahona.

La disminución del hato ganadero causado por la exportación de la reses a otros países donde se paga a mejor precio ha provocado un desabastecimiento de carne que ha repercutido en los altos incrementos.

Andrea Aguilar, vendedora del mercado El Dandy, dijo que en tiempos de bonanza compraban seis reces diarias, ahora,la escasez y las bajas ventas solo les permiten adquirir una. “A veces no es seguro, tenemos que esperar a ver si nos mandan una res aunque sea. Nos dicen que no hay y no hay”.

Subirán los lácteos

El vendedor Edwin Ferrufino indicó que los lácteos también tendrán incrementos en sus precios. “Se rumora que el queso va a llegar a 70 lempiras la libra y la leche también tendrá aumentos, porque no hay suficientes vacas para producir”.

Ferrufino espera que los precios bajen, para que las ventas se incrementen y los sampedranos no sigan siendo afectados.

“El problema es que no hay reses. Yo compro en los súperes a 90 y 100 lempiras la carne. Aquí (en el mercado) está barata. Además hay otras opciones, no hay necesidad de comer carnes rojas”, aseveró la ciudadana Elizabeth Sosa.

David Hernández, vendedor del mercado Medina, contó que muchas de las 100 carnicerías que hay en el interior y exterior del mercado han cerrado por la difícil situación que están atravesando desde el año pasado.

“Se siguen llevando el ganado para afuera y el Gobierno no hace nada. Tenemos préstamos que pagar, es un gran número de personas desempleadas lo que está causando esta crisis”.

Los ciudadanos piden al Gobierno que tome cartas en el asunto, ya que muchos que antes se dedicaban a la ganadería ahora cultivan palma y biomasa.

La Prensa