Crisis en el Hospital Escuela para tratar la chikungunya

El principal hospital público del Distrito Central tiene problemas por la escasez de medicamentos.

Diariamente son muchos los hondureños que llegan a los centros de salud enfermos con el virus.
Diariamente son muchos los hondureños que llegan a los centros de salud enfermos con el virus.

Tegucigalpa, Honduras

El sistema sanitario hondureño está en alerta por la cantidad de personas afectadas por los virus del dengue y chikungunya.

Desde que esta enfermedad ingresó al país, al menos 29,513 han caído presas de los malestares que esta produce.

Para el caso del dengue, la Secretaría de Salud reporta un total de 17,000 casos solo en lo que va del año.

Se cree que estas cifra son solamente un indicio de lo que sería la cifra total, ya que debido a la precaria situación de falta de medicamentos, los enfermos no se hacen presente a los centros de salud, clínicas u hospitales.

Esto crea como consecuencia un subregistro, lo que dificulta conocer a ciencia cierta el dato real.

Hospitales. Con motivo de la enorme demanda de pacientes afectados por los molestos virus, el Hospital Escuela ha dispuesto tomar medidas de emergencia.

A espera de que Salud haga efectiva la compra de medicamentos, aprobada por el Congreso Nacional hace dos meses, el centro ha determinado comprar los medicamentos necesarios para tratar las enfermedades cada 15 días. Estas compras se realizarán utilizando los fondos recuperados que recibe el hospital de la aportación simbólica de los pacientes.

La situación se vuelve más dramática si a la falta de medicinas se le suma la falta de espacio en las salas de hospitalización. Anteriormente se habían habilitado dos salas provisionales para asistir a los pacientes.

Sin embargo, la demanda es tanta que próximamente se abrirá un espacio en la sala de ginecología para atender a 20 pacientes. Como plan de contingencia el director del Hospital Escuela, Juan José Galeas, solicitó apoyo del Hospital General San Felipe hace una semana. A lo que sus autoridades respondieron que están con toda la disposición.

La Prensa