Más noticias

Se entregan 9 tigres involucrados en hurto de 1.3 millones de dólares

Un juez con jurisdicción nacional les dictó detención preventiva y fueron trasladados a los Cobras.

Los nueve agentes tigres al momento de llegar a la sede de los Cobras en la colonia 21 de Octubre, donde deberán permanecer hasta el 3 de marzo cuando se celebrará la audiencia inicial ante un juez con jurisdicción nacional, quien definirá si se les dicta auto de formal procesamiento o se les deja en libertad.
Los nueve agentes tigres al momento de llegar a la sede de los Cobras en la colonia 21 de Octubre, donde deberán permanecer hasta el 3 de marzo cuando se celebrará la audiencia inicial ante un juez con jurisdicción nacional, quien definirá si se les dicta auto de formal procesamiento o se les deja en libertad.

Tegucigalpa, Honduras

Nueve elementos de la Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial de Seguridad (Tigres), implicados en el hurto de 1.3 millones de dólares de los hermanos Valle Valle, se presentaron ayer ante el juez con jurisdicción nacional.

Desde hace nueve días, el Ministerio Público presentó requerimiento fiscal en contra de los uniformados.

Los agentes que se presentaron voluntariamente ante el juez, para participar en la declaración de imputado, fueron identificados como Elmer Mendoza, Alejandro Díaz, Luis Godoy, Guillermo Urbina, Obed Hernández, Gerson Alemán, Edwin Midence, Lot Avelar y el oficial Pedro Zúniga.

Después de permanecer varias horas en el Primer Batallón de Infantería ante el juez con jurisdicción nacional, los uniformados fueron trasladados al Comando de Operaciones Especiales Cobras, bajo estrictas medidas de seguridad.

La audiencia inicial fue programada para que se desarrolle el próximo 3 de marzo a las 10:00 am en el mismo juzgado con jurisdicción nacional, adonde se les investigará por los delitos que se les acusa.

El 23 de febrero, el Ministerio Público anunció además que prepara acusación contra otros 13 agentes tigres por el millonario hurto.

De esta manera, sumarían los 22 elementos a quienes se les vincula como responsables directos del hecho.

La entrega voluntaria por parte de los nueve uniformados se llevó a cabo por el abogado defensor Miguel Varela, a menos de 24 horas de que se diera a conocer una alerta migratoria para que la Policía Internacional (Interpol) procediera a capturarlos, ya que desde la semana anterior los uniformados no se presentaban a firmar el libro al Departamento de Recursos Humanos de la Policía Nacional en el Cuartel General de Casamata.

Leonel Sauceda Guifarro, director de Comunicaciones de la Secretaría de Seguridad, dijo que al no firmar el libro “se les consideró como prófugos de la justicia”. “Lo que sí puedo establecer es que estos agentes van a pasar por el proceso que establece la ley y que este hecho no va a quedar en la impunidad”, aseguró Sauceda. “Ellos (los nueve agentes) desde que escucharon que se había presentado un requerimiento en su contra, porque ellos estaban suspendidos de toda actividad policial, no se volvieron a presentar”, enfatizó el vocero policial.

Fue el 5 de octubre del año pasado que al menos 22 policías tigres hurtaron 1.3 millones de los 12.5 millones de dólares encontrados durante el operativo en el que fueron arrestados los presuntos narcotraficantes Miguel Arnulfo y Luis Alonso Valle Valle, en El Espíritu, Florida, Copán. El hallazgo de los dólares fue en un barril de plástico enterrado en una caleta en el sector de Las Crucitas.

Dentro del barril había 19 sacos llenos de las dólares, pero 22 agentes tigres, de los 50 que participaron en el operativo de arresto, escondieron dos bultos en un matorral, según las investigaciones.

En los 17 sacos reportados había 11,287,870 dólares (unos 242 millones de lempiras), a razón de unos 663 mil dólares por cada bolso.

La Policía Nacional de Honduras calcula que en cada uno de los costales hurtados también había 660 mil dólares y por eso se ha calculado que los 22 policías tigres se llevaron cerca de 1.3 millones de dólares.

El operativo en Las Crucitas, Florida, Copán, fue en un área de 40 kilómetros cerca de la frontera con Guatemala, en el que también participaron, además de tigres, 20 agentes de la Unidad de Investigación Especial adscrita a la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa.