"Hay 200,000 nuevas adolescentes y jóvenes prepago en Honduras"

Las adolescentes corren el riesgo de ser maltratadas y en algunos casos hasta asesinadas.

La mayoría de adolescentes y jóvenes son reclutadas en los centros educativos y en las redes sociales.
La mayoría de adolescentes y jóvenes son reclutadas en los centros educativos y en las redes sociales.

Redacción.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ve con preocupación el crecimiento del fenómeno de “niñas prepagos” en Honduras. Héctor Espinal, especialista en comunicación de Unicef, explicó que la pobreza y la falta de valores facilitan la proliferación de menores en el comercio sexual.

¿Qué efecto tiene el fenómeno de las niñas prepagos en Honduras?
Es una degradación de la familia, explotación de menores, exposición de enfermedades y una nueva forma de tráfico de niños.

¿Qué peligros enfrentan las niñas prepagos?
Ahora están en este mundo tanto niñas como niños y muchas veces terminan con un final trágico, pues algunas son maltratados o hasta pueden ser asesinados.

¿Se ha hecho estudio sobre las niñas prepagos?
Sí. La pobreza en Honduras hace que niñas y niños vean esto como una salida fácil. Hay 200,000 nuevas adolescentes y jóvenes prepagos. La mayoría son reclutados en los centros educativos o en redes sociales.

¿Cuál es la responsabilidad de los padres?
Muchos padres delegan a una computadora la crianza de sus hijos en vez de vigilarlos y hablarles claro a sus niños de lo que es peligroso y lo que no deben hacer jamás, como enviar fotos desnudas o tener relaciones sexuales por dinero. Lamentablemente muchos padres no conocen a sus hijos ni saben lo que hacen.

Así lo confiesan

"Voy muy bien en mis clases, me graduaré en tres años de la universidad".

"Una vez un cliente quizo empezar a pegarme de la nada, uno corre riesgos".

Tome nota

-Expertos recomiendan a los padres regular y supervisar el uso de Internet y celular de sus hijos para evitar que corran riesgos.

-Niñas prepago se exponen a la violencia de desconocidos por Facebook, muchos padres desconocen lo que hacen sus hijas, dicen expertos.

La Prensa