Más noticias

Unos 3,000 empleos perdió el sector mipyme sampedrano durante el año 2014

Los constantes apagones, las bajas ventas y la inseguridad causaron la crisis financiera a los microempresarios.

En el barrio Medina hay muchos negocios de calzado. Foto: Cristina Santos.
En el barrio Medina hay muchos negocios de calzado. Foto: Cristina Santos.

San Pedro Sula, Honduras.

Una fuerte inyección financiera en los procesos de producción podrían hacer la diferencia en el sector de la micro, pequeña y mediana empresa en San Pedro Sula este año.

De lograr un mayor acceso a préstamos y a financiamiento, el sector mipyme podría generar unos 6 mil empleos a través de la apertura de unas 5 mil nuevas empresas en la ciudad.
Efraín Rodríguez, presidente de la Asociación Nacional de Medianos y Pequeños Industriales de Honduras (Anmpih), informó que muchas empresas operan con maquinarias de hace 30 o 40 años, lo que les impide mejorar sus productos.

“Necesitamos inversión en procesos de producción, capacitaciones, adquisición de maquinaria moderna para innovar los productos y ser más competitivos para poder recuperar la desventaja que tenemos en la balanza comercial”, indicó.

Las políticas financieras actuales no permite que los emprendedores puedan adquirir préstamos a largo plazo, lo que hace casi imposible poder cumplir con un compromiso financiero de esa categoría. “Esto nos va a permitir generar más empleo. Por cada millón de lempiras el sector mipyme puede generar 10 empleos, contrario a la gran empresa que solo genera un empleo a través de un millón”.

El sector mipyme cerró el año 2014 con la pérdida de 3 mil empleos. La crisis financiera fue causada por los constantes apagones de la Enee, bajas ventas y la inseguridad que afecta a todos los hondureños. “Esperamos que este año se canalicen recursos a través del Gobierno, porque de no ser así se perderían más empleos que en el 2014”, señaló.

Rodríguez detalló que pese a que el rubro de la zapatería cuenta con mano de obra calificada, no logra salir del estancamiento en que ha estado sumergida desde sus inicios, debido a la falta de capacitación en diseño, tecnología y acceso a maquinaria que mejoren la calidad del calzado. Solo algunos emprendedores han logrado exportar calzado a El Salvador y Guatemala.