Unos 5,268 empleados públicos fueron suspendidos en 2014

La Secretaría de Obras Públicas ha sido una de las instituciones del Estado con mayor suspensión de trabajadores.

El pasado mes, sindicalistas de la Enee llegaron a la Corte a interponer un recurso por los despidos.
El pasado mes, sindicalistas de la Enee llegaron a la Corte a interponer un recurso por los despidos.

Tegucigalpa, Honduras

Al menos 5,268 trabajadores públicos fueron suspendidos de sus labores durante el año recién pasado, informó Carlos Madero, titular de la Secretaría de Trabajo.

Detalló que los empleados a quienes se les interrumpió de sus labores son aproximadamente 712 de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel) y unas 1,484 de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

Además, unos 1,972 empleados de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (Insep) y 1,100 del desaparecido Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia (Ihnfa).

Ante esta situación, Madero explicó que “las suspensiones tienen que ver con la capacidad financiera del patrono para poder mantener un puesto de trabajo y lo que se analiza son los estados financieros de cada institución”.

Sin embargo, aclaró que algunos de los trabajadores suspendidos pueden volver a laborar dependiendo de la determinación de las autoridades de cada uno de los organismos. La reducción del aparato estatal fue anunciada por el presidente Juan Orlando Hernández, quien prometió desde el inicio de su gestión reducir la burocracia durante su Gobierno que inició el 27 de enero del año pasado.

Ramón Lara, director del Instituto Nacional Agrario (INA), anunció recientemente que más de 400 empleados de la institución serán despedidos a principios de este año.

“Para liquidar a este personal necesitamos unos 400 millones de lempiras porque tienen beneficios elevados”, apuntó. A lo anterior, miembros del Sindicato de Trabajadores del INA (Sitraina) reconocieron que existen empleados “paracaidistas”; no obstante, piden que ese número se reduzca; pues muchos tienen la necesidad de seguir laborando en la institución.

La Prensa