Más noticias

Instalarán sistemas de riego para apoyar a 100,000 productores

El Banco Centroamericano otorgó un financiamiento de $52 millones.

Honduras tiene tierras aptas para los cultivos y pocas bajo sistema de riego.
Honduras tiene tierras aptas para los cultivos y pocas bajo sistema de riego.

Tegucigalpa, Honduras.

Por lo menos unos cien mil productores serán beneficiados con un ambicioso sistema de irrigación que procura sentar las bases para transformar el agro hondureño.

Varios proyectos ya están en ejecución, otros están en proceso de gestión financiera, pero todo marcha de acuerdo a lo planificado, dijo el director de Riego y Drenaje de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), Juan Carlos Colindres.

Honduras tiene 120 mil hectáreas bajo riego -de 400 mil aptas-, pero solo diez mil hectáreas han sido gestionadas por los Gobiernos, el resto son privadas.

Esto significa que los anteriores Gobiernos prácticamente estuvieron de brazos cruzados en materia de irrigación, solo pronunciaron discursos estériles y declaraciones que nunca pasaron a la práctica.

El director de Riego dijo que este Gobierno no quiere caer en ese error.

Precisó que la meta de la presente administración es cerrar los cuatro años con un financiamiento de 50 mil hectáreas adicionales.

“El riego no ha sido prioridad, al campo no se le ha dado la prioridad necesaria.

El presidente Juan Orlando Hernández se ha dado cuenta de la verdadera necesidad del campo”, dijo Colindres.

Entre los proyectos que ya están confirmados -algunos de los cuales están en plena ejecución- están el de Jamastrán adonde a partir de enero se irrigarán cuatro mil hectáreas a un costo de 26.6 millones de dólares procedentes de India.

Gracias a un financiamiento de 52 millones de dólares del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) se instalarán tres mil hectáreas en Sulaco y 1,500 hectáreas en Olomán, Yoro; se rehabilitarán tres mil hectáreas de riego en Celguapa y San Sebastián, Comayagua.

El proyecto Austria I ya está en proceso de ejecución en los departamentos de Yoro, Olancho y El Paraíso, a un costo de seis millones de dólares, bajo un mecanismo de sistemas individualizados, dijo el funcionario.

Aquí se están invirtiendo seis millones de dólares provenientes del Gobierno de Austria.

La segunda etapa se llama Austria II y abarca 1,400 hectáreas en Comayagua y Olancho, adonde habrá cultivos de alto valor, como sandía y hortalizas. Este proyecto tiene la particularidad de que será dado a grupos organizados que pagarán sus préstamos con el dinero que resulte de la venta de sus cultivos.

Según el director de Riego, este programa incluye 180 proyectos.

Entre todos estos proyectos antes referidos se pretende irrigar unas 12 mil hectáreas para beneficiar a unas 120 mil familias.

Proyectos estancados

Los productores se quejan de la lentitud con que el Gobierno desarrolla los proyectos, y aseguran que esto influyó en la pérdida de un millón de quintales de granos básicos que dejó la sequía en los últimos meses.

“Las autoridades dicen que tienen fondos para desarrollar la tecnología, pero no cumplen con los proyectos. En Olancho, que se produce el 55% de la producción nacional de maíz y frijol, no han implementado ninguna inversión de este tipo. Dependemos totalmente de la lluvia”, señala Ramón Oliva, presidente de Prograno, capítulo norte.

Luis Donaire, asesor de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), dice que desde 1950 no se ejecutan grandes proyectos.

“Se empezó con proyectos de riego estatales como los instalados en el Valle de Comayagua, pero luego todos los que se han desarrollado son de índole privada.