Venezuela, Argentina y Brasil sumaron a Bolivia a su "Gasoducto del Sur"

<p>Los presidentes Hugo Chávez, Venezuela,, Néstor Kirchner, Argentina, y Luiz Inacio Lula da Silva, Brasil, sumaron hoy jueves a Bolivia al proyecto de construcción de un gigantesco gasoducto para abastecer a los países de Sudamérica.</p>

/

Los presidentes Hugo Chávez, Venezuela,, Néstor Kirchner, Argentina, y Luiz Inacio Lula da Silva, Brasil, sumaron hoy jueves a Bolivia al proyecto de construcción de un gigantesco gasoducto para abastecer a los países de Sudamérica.

El anuncio fue realizado tras la cumbre que reunió a los cuatro mandatarios en la ciudad de Puerto Iguazú (noreste de Argentina) para bajar las tensiones creadas en la región después de que Bolivia decidió nacionalizar sus reservas de hidrocarburos.

"Bolivia se incorpora plenamente al proyecto del Gasoducto del Sur", anunció Chávez, después de entregarle a Morales una carta en la que los tres mandatarios solicitaron a su par boliviano su adhesión al ambicioso proyecto. El presidente venezolano considera al gasoducto crucial para la integración.

Kirchner, Lula y Chávez calificaron como "soberana" la decisión de La Paz de nacionalizar sus reservas de petróleo y gas. El mandatario venezolano dijo que esa medida "aceleró" la incorporación de Bolivia al proyecto gasífero.

Bolivia tiene la segunda mayor reserva de gas del continente, detrás de Venezuela, y actualmente vende ese insumo a Brasil -que lo compra para abastecer el 50% de su demanda interna- y en menor proporción a Argentina.

Chávez anunció que las obras del Gasoducto del Sur se iniciarán en agosto en Venezuela y que invitará para la ocasión a todos los presidentes de Sudamérica.

El gasoducto "garantizará el suministro de gas a todos los pueblos de Sudamérica por un siglo" y "contribuirá a reducir los precios", dijo, negándose a precisar a cuánto podría ser vendido el gas extraído de los yacimientos de su país.

La cuestión de los precios tomó relevancia después de que Bolivia anunciara su pretensión de renegociar los contratos de suministro de gas que mantiene con Brasil y Argentina para poder elevar su precio. Brasil paga actualmente 3,80 dólares por cada 1.000 m3 de gas boliviano.

El proyecto del gasoducto incluye un tronco principal que se extenderá por 6.600 km, su costo está estimado en 23.000 millones de dólares y tendría capacidad para distribuir 150 millones de m3 de gas diarios.

La primera parte de ese tronco está prevista para concluírse en 2009 y la interconexión completa sería en 2017.

El ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, dijo trás la cumbre que las obras del gasoducto se iniciarán en agosto en áreas costeras que están bajo la propiedad de PDVSA, la petrolera nacional de Venezuela, y aseguró que la estatal brasileña Petrobrás participará del proyecto.

Ramírez, que también preside PDVSA, explicó que la ruta definitiva del gasoducto y el cronograma de construcción de los brazos que partirán del tronco principal dependen aún de estudios técnicos que midan su impacto ambiental y financiero.

El titular de PDVSA confirmó que Chávez participará el 18 de mayo en Bolivia de la inauguración de una planta financiada por Venezuela que permitirá separar el gas licuado de uso doméstico del gas natural. Hasta ahora Bolivia no puede realizar este proceso por incapacidad técnica.

Según Ramírez, la planta cuesta 40 millones de dólares y se inscribe dentro de la alianza de cooperación energética establecida el miércoles entre Chávez y Morales, horas antes de la cumbre presidencial en Puerto Iguazú.

Comienza reunión de presidentes sudamericanos por hidrocarburos

Actualizado a las 10.00 am de hoy jueves (16.00 GMT)

Los presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil y Venezuela iniciaron hoy jueves una reunión en la localidad de Puerto Iguazú en la que tienen previsto analizar la nacionalización de los hidrocarburos por el Gobierno boliviano.

Las deliberaciones comenzaron en un hotel de esta ciudad argentina con la presencia del jefe de Estado argentino, Néstor Kirchner, el boliviano Evo Morales, el brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, y el venezolano Hugo Chávez.

Posteriormente, se sumarán al encuentro las delegaciones de los cuatro países que acompañan a los gobernantes, dijeron a EFE fuentes diplomáticas, que señalaron que "no hay un horario establecido para la finalización" de la reunión.

La cita de los jefes de Estado en esta ciudad del nordeste argentino fue convocada de urgencia a petición de Lula da Silva, quien ha expresado su preocupación por el impacto que la medida tomada por Morales tendrá en la economía brasileña.

La nacionalización de los 56 campos petroleros bolivianos, anunciada el 1 de mayo pasado, afecta a los negocios de las compañías petroleras extranjeras, entre ellas la hispano-argentina Repsol-YPF y la estatal brasileña Petrobras.

Morales ha dicho desde La Paz que los gobiernos de Brasil y Argentina necesariamente tienen que entender su petición de pagar más por el gas de su país, que posee las mayores reservas de ese hidrocarburo de Sudamérica, después de Venezuela.

El jefe del Gabinete argentino, Alberto Fernández, señaló a su vez que la de Puerto Iguazú "es una reunión generada a instancias de Brasil", ya que "evidentemente hay una decisión soberana que ha tomado el Gobierno de Bolivia que ha afectado intereses brasileños".

"Habrá que conversar a ver de qué modo se pueden resolver los problemas que en apariencia ha generado esta decisión del Gobierno boliviano", indicó el funcionario, quien integra la delegación argentina que viajó con Kirchner a esta ciudad.

Nota del día

Chávez, Morales y Lula “se hablan pesado” por hidrocarburos

El presidente venezolano Hugo Chávez intentará apaciguar el malestar que ha provocado en Brasil la decisión de su colega boliviano Evo Morales de nacionalizar los hidrocarburos, lo que ha sido calificado en Brasilia como un gesto “inamistoso”.

Tras arribar a La Paz en una visita imprevista anoche, Chávez dijo que “la decisión que tomó Bolivia generó impacto en Sudamérica y algunas especulaciones”, que le llevaron a emprender gestiones para una reunión de presidentes de Bolivia, Brasil, Argentina y Venezuela en Argentina, hoy.

“Ayer (martes) conversaba con Lula y con Evo y nos propusimos conversar entre hermanos y compañeros, entonces surgió la idea de una reunión con Lula, Néstor Kirchner, Evo Morales y yo”, dijo el mandatario minutos después de ser recibido en el aeropuerto de La Paz por su colega boliviano.

Brasil y Argentina son los únicos mercados del gas boliviano.

Impacto

El gigante brasileño Petrobras, que tiene importantes operaciones en la industria energética en Bolivia, anunció que suspendió cualquier nueva inversión en este país y que no aceptará aumentos en el precio de venta del gas, según afirmó en Brasil el presidente de la empresa, Sergio Gabrielli.

La Prensa