Más noticias

La maravillosa Caratasca

La extensa laguna del departamento de Gracias a Dios, Honduras, está compuesta por un sistema de lagunas divididas por canales naturales.

/

"Desde el lugar donde abunda el agua, pero que escasea en el hogar", así inicia todas las mañanas la radioemisora misquita Kupia Kumi al describir esta extensa región, donde la riqueza hídrica y la falta del líquido para el consumo humano contrasta con la realidad.

A pesar de las desigualdades naturales, la belleza escénica de la Laguna hondureña de Caratasca no puede pasar desapercibida ante los ojos de propios y extraños.

Está formada por un sistema de lagunas divididas por canales naturales. Al sur y al este de la laguna se encuentran las lagunas de Warunta, Tansin y Tilbalaca, todas de agua dulce debido a que son alimentadas por los ríos Warunta, Mocorón o Ibantara y las lagunas de Cauquira y Cohunta. Hacia el oeste está la laguna de Tara que desemboca al mar por el crique de Tabacunta.

La gran laguna de Caratasca está ubicada al centro del complejo de lagunas, es de aguas salobres y está separada del mar por una faja angosta. La laguna mide 60 kilómetros de largo por 12 de ancho.

El complejo de lagunas de Caratasca tiene dos entradas al mar una al oeste por Tabacunta y la otra por la Barra de Caratasca de 1 kilómetro de ancho y de 4 metros de profundidad.

En el extenso espejo de agua se pueden encontrar bancos de arenas auríferas que son arrastradas por los ríos que desembocan en esta laguna, esto hace brillante las aguas.

En la reserva natural están las islas de Tansin, Palkaka, Guaranta y Tebatocra, convirtiéndose en un verdadero atractivo para aventurar. En estos sitios residen familias de la etnia misquita.

La tranquilidad de las olas, el pacífico viento, más el espejo que se forma por sus extensas aguas, que en gran parte del año determinan el paisaje, se conjugan para formar un verdadero paraíso, animado por el canto de las aves y el verdor de la vegetación, característica de esta zona.

La población misquita mantiene conservado este escenario natural.

La laguna sirve de vía de navegación entre varias comunidades, el tránsito de lanchas, cayucos, pipantes y otras embarcaciones de mayor calado es muy frecuente, al igual que la actividad pesquera.

La laguna de Caratasca, que en el dialecto misquito significa "laguna de los lagartos", es el pulmón de Puerto Lempira. Son muchas las familias que subsisten de esta fuente natural a través de la pesca y el transporte marítimo.

Hay una variedad de pescado y reptiles como robalos, curbinas, cureles, cahuachas, tiburones y lagartos, que son parte de la dieta de los misquitos.

Las grandes planicies cubiertas de sabanas se combinan con las extensas aguas de las lagunas, lo que facilita que muchas comunidades tengan playas para poder disfrutar de las aguas con poca salinidad.

Puerto Lempira, Tansin, Palkaka, Cauquira, Prunmitara, Yaurabila, Crata, Pusuaya y Uji son algunas de las comunidades misquitas que se encuentran a lo largo de esta laguna.

Son muchas las personas que no escapan de la belleza natural que encierra esta reserva acuática. Los visitantes quedan impresionados con el paisaje que se esconde detrás de estas fuentes naturales que aún permanecen vírgenes a los grandes proyectos turísticos.

Falta de agua

La belleza natural contrasta con la realidad del pueblo ya que la mayoría de la población carece de sistema de agua para el consumo humano.

Lagunas costales, manglares y tierras húmedas se incluyen en este refugio, cercano al río Plátano. Al lugar se puede llegar por Puerto Lempira.