Más noticias

Pretenden construir ocho represas en el litoral

La falta de socialización e información a los pobladores de las comunidades de los municipios de Atlántida sobre los proyectos de generación de energía limpia podría empantanar la construcción de varias represas.

La falta de socialización e información a los pobladores de las comunidades de los municipios de Atlántida sobre los proyectos de generación de energía limpia podría empantanar la construcción de varias represas, así como sucede desde hace más de 10 años con la hidroeléctrica en El Cangrejal.

Algunos alcaldes opinan que se deben aprovechar las aguas de los ríos, así como se ha hecho con el Humuya y el Sulaco en El Cajón, en el Cañaveral y ahora con los del departamento de Atlántida, lo único que se debe procurar es la protección de los recursos naturales con la exigencia de medidas de mitigación.

La compra de energía térmica en el país es onerosa, debido a los constantes cambios en el precio de los combustibles.

El alcalde de Arizona, Adolfo Paguada, dijo que las empresas que están en proceso de construir estas hidroeléctricas deben socializarlas a un nivel alto con la población para que las comunidades se adueñen y apropien del proyecto.

Según el edil, es necesario que toda la inversión que se requiera en los municipios sea aprovechada en beneficio de los pobladores.

“En la Mancomunidad de Municipios del Centro de Atlántida, Mamuca, que comprende los municipios de Arizona, La Masica, San Francisco, Esparta y El Porvenir, se tiene proyectada la construcción de represas a filo de agua de un metro a metro y medio”, informó el funcionario.

En los ríos que se han aprobado las represas que aún están en proceso de estudio, son San Juancito en Esparta; Mangungo, El Jilamito, Mezapa y Matarras en Arizona, y en los río San Juan y Santiago en La Masica. Los propulsores de las represas están en pláticas con la población ya que el estudio de los proyectos en los ríos Matarras y Jilamito tiene más de dos años.

Nombre de Dios

Existe la preocupación ante el actuar de las autoridades ya que se presentó el 15 de diciembre de 2009 el proyecto La Ensenada en el río Cuyamel en Sambo Creek en la cordillera Nombre de Dios y ya le fue otorgada la licencia ambiental el 26 de enero de este año.

El problema es que fue aprobada sin tomar en cuenta las observaciones hechas por los ambientalistas, no cuenta con una constancia de la fundación que co-maneja el área, ni del Instituto de Conservación Forestal, ICF, y los inventarios de fauna que presentaron son pobres y algunos no son válidos.

“De acuerdo al informe que tenemos en el proyecto se pretende entubar el 90% del río a lo largo de 3.6 kilómetros, además que no ha sido socializado con la gente y afecta a la comunidad de Corinto porque allí es su fuente de agua”, dijo Manasés Padilla, director ejecutivo de la fundación Nombre de Dios.

El proyecto hidroeléctrico La Ensenada podría tener una capacidad para generar unos 1,504 kilowatts con una inversión de un poco más de cuatro millones de dólares.

El director regional del ICF, Manuel Rosa, informó que hay solicitudes en proceso “pero como ICF no nos hemos pronunciado ni a favor ni en contra ya que se han hecho recomendaciones para darle seguimiento a los procedimientos de manera que el pueblo conozca la factibilidad de los proyectos”.

Opinión

Los diputados aseguran desconocer los proyectos hidroeléctricos, ya que no han sido socializados, pero están dispuestos a apoyar a los alcaldes que tengan programadas estas obras para generar energía limpia.

“Estamos dispuestos a ver la posibilidad de estudiar y analizar el proyecto hidroeléctrico en el río Cangrejal que durante muchos años ha estado en el olvido, como una solución a la crisis en la generación de energía que se vive en el país”, dijo Daniel Flores, diputado por Atlántida. La diputada Margie Dip considera que si se pudiera ejecutar el proyecto hidroeléctrico en el río Cangrejal sería mejor en vez de todas las pequeñas que están programadas ejecutar en los ríos de Atlántida. “Son obras que abaratan los costos al Gobierno central así como en Costa Rica y creo que sería la mejor opción para la zona”, añadió Dip.

El suministro de energía en el litoral atlántico es afectado continuamente con las fluctuaciones, que dañan los electrodomésticos.