Más noticias

Comando Sur: Honduras, clave en la lucha contra el narcotráfico

Solo la Operación Martillo ha incautado “más de 300,000 libras de droga valorada en unos 40 billones de dólares”.

Fuerzas de Tarea Conjunta-Bravo y Fuerza Aérea Hondureña esperan un HH-60 Halcón Negro en Comayagua.
Fuerzas de Tarea Conjunta-Bravo y Fuerza Aérea Hondureña esperan un HH-60 Halcón Negro en Comayagua.

Un 25% de todo el movimiento de droga que sale de Sudamérica a Estados Unidos y al mercado mundial es interceptado y de ese porcentaje, en el 90% de los casos, los responsables van presos y la cocaína es incautada.

El resultado se debe al trabajo conjunto del Comando Sur del Departamento de Defensa de Estados Unidos y los países de la región centroamericana, entre ellos Honduras, gracias a la Operación Martillo.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer en la lucha por frenar el tráfico ilícito de drogas. Por ello, las autoridades del Comando Sur apoyan a Honduras con logística y trabajo coordinado por medio de la Operación Martillo, pues enfatizan en que el país es un punto vital para tener éxito contra el crimen organizado transnacional.

Durante una visita de Diario LA PRENSA al cuartel del Comando Sur en Miami, Florida, Estados Unidos, Greg Julian, director de asuntos públicos del Comando Sur, habló de la relevancia de Honduras en “la guerra” contra el tráfico ilícito de estupefacientes.

“Honduras es clave en la lucha contra el narcotráfico por su ubicación y por el trabajo conjunto que hacemos. Sabemos que los vuelos que dejaron de llegar a República Dominicana encontraron una nueva ruta dirigiéndose a suelo hondureño, pero estamos convencidos de que luchando unidos podremos contrarrestar este fenómeno”.

Agregó: “La colaboración de las autoridades hondureñas ha sido fantástica y, aunque sabemos que tanto ellos como nosotros tenemos limitaciones de presupuesto, ponemos todo nuestro empeño en aprovechar al máximo lo que tenemos disponible. Honduras tiene un papel superimportante en la lucha contra el narcotráfico porque la mayoría del tráfico pasa por Centroamérica y, por lo tanto, mientras más podamos trabajar juntos, mejor será”.

Palmerola

El representante del Comando Sur también se refirió a la base aérea hondureña José Enrique Soto Cano, en Palmerola, Comayagua, la cual está en proceso de pasar de terminal aérea militar a aeropuerto internacional, según el Gobierno de Honduras.

“La base Soto Cano es muy importante porque está en el corazón del área de acción del narcotráfico y sería negativo para los esfuerzos contra el crimen organizado que cerrara o fuera reemplazada. Es nuestra intención continuar utilizando la base aérea Soto Cano tanto como sea posible. No creo que haya intención de cerrarla. Queremos dejar claro que la base pertenece al Gobierno hondureño y si ellos deciden darle otro destino, simplemente respetaremos cualquiera que sea la decisión”.

Puntos de intercepción

Julian reveló que los tres centros antidrogas que se están construyendo en puntos estratégicos de Honduras: Puerto Castilla, Trujillo, Colón; Caratasca, Gracias a Dios; y Guanaja, Islas de la Bahía, crearán una red en la cual esperan que queden atrapados quienes traten de transportar droga ilícitamente por las vías aérea o marítima.

“Cuando vemos en los mapas las rutas marítimas y aéreas que siguen los traficantes de droga, la mayoría va directamente a Honduras y por ello tenemos puntos de intercepción desde la fuente de origen en Sudamérica hasta su punto de destino, pero nuestro mayor enfoque está en las rutas de tránsito que se encuentran en Centroamérica”.

El director de asuntos públicos del Comando Sur indicó que mientras más se intensifiquen las líneas de cooperación, será más difícil para los narcotraficantes operar en el área.

“Ahora utilizan incluso los narcosubmarinos o semisumergibles para transportar su droga y eso nos dice la gran cantidad de recursos que tienen, pero ya con las autoridades hondureñas se han logrado capturar y estamos seguros de que con los centros antidrogas el éxito será mayor en esta lucha en todo sentido”.

Presupuesto

Julian expresó que la lucha contra el narcotráfico cada vez es más compleja, pues estas organizaciones ahora tienen más recursos, mientras que la recesión afecta el presupuesto estadounidense de seguridad y el de los países socios. “Hay un estimado de 65 mil millones de dólares de ganancia por el narcotráfico y desafortunadamente el presupuesto con que contamos en esta lucha se está reduciendo y el número de embarcaciones y aeronaves está disminuyendo, hasta que Estados Unidos puedan resolver su situación económica. Tal vez mejore el próximo año, pero lo importante es que trabajamos juntos de una manera más eficiente”, agregó.

El experto aclaró que estos recortes son generales en el Gobierno estadounidense, no específicamente para la Operación Martillo, pero dijo que es afectada por las reducciones, “lo que sí está claro es que la Operación Martillo continuará indefinidamente en Honduras y en toda el área. No vamos a detenernos en este esfuerzo por erradicar el narcotráfico”.

El director de asuntos públicos del Comando Sur consideró fundamental el trabajo conjunto entre naciones para cubrir la falta de recursos económicos.

Greg Julian detalló que, pese a la limitación de recursos en las naciones, con la Operación Martillo se ha podido eliminar y obstaculizar el tránsito de muchos estupefacientes y prevenir que se sigan perdiendo vidas por su consumo o tráfico”.

Desde que la Operación Martillo comenzó sus operaciones en enero de 2012 “se han decomisado más de 300 mil libras de cocaína y más de 25 mil libras de marihuana con un valor estimado de 40 billones de dólares”, según los reportes oficiales del Comando Sur.

La Operación Martillo también ha dejado 159 buques y aeronaves confiscados o destruidos y 10.7 millones de dólares en dinero ilegal recuperado y se interrumpió el tráfico de 222 toneladas métricas de cocaína y 41,606 libras de marihuana. Además se ha detenido a 507 personas durante los operativos.

El oficial Jaime Collazo, del Comando Sur, explicó que la comunicación fluida entre ellos y los países del área es una de las más fuertes armas contra el crimen organizado. “Tenemos un sistema de inteligencia que recopila la información sobre el narcotráfico. Se filtran los datos y enviamos la información a las agencias del orden público de nuestros países socios. Ellos interceptan y capturan a los traficantes”.

Las funciones del Comando Sur en el área que comprende Centro y Sudamérica y el Caribe incluyen interceptar y vigilar la actividad sospechosa, pero no pueden hacer arrestos.

Collazo expresó que, además del apoyo en la lucha contra el narcotráfico, el Comando Sur brinda ayuda humanitaria.

“Trabajamos con múltiples socios para garantizar la seguridad en el área. En particular combatimos todo lo que tenga que ver con el tráfico ilícito y humano. Ofrecemos apoyo logístico, pero también asistencia humanitaria y ayuda en caso de desastres y somos responsables de la detención de prisioneros en la base de Guantánamo, los cuales son clasificados como terroristas internacionales. Entre nuestras responsabilidades también está el desarrollo de capacidades de cooperación con nuestro socios, como Honduras”.