EEUU: restricción de visas a funcionarios corruptos alcanzará a sus familias

Estados Unidos negará visados a funcionarios del Triángulo Norte que socaven la democracia.

En un comunicado, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dio a conocer la medida.
En un comunicado, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dio a conocer la medida.

Tegucigalpa, Honduras.

Estados Unidos anunció en las últimas horas una nueva política que permitirá negar los visados a funcionarios actuales o antiguos de los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, así como a otras personas señaladas de socavar la democracia y el Estado de derecho.

El Departamento de Estado publicó el pasado 1 de julio la llamada lista Engel que incluía a 55 funcionarios y exfuncionarios centroamericanos, entre ellos, 21 políticos hondureños.

Además del expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa, fue mencionada su esposa, la ex primera dama Rosa Elena Bonilla de Lobo. También el exdirector de Invest-H, Marco Bográn, y los exdiputados Augusto Cruz Asensio, Eleazar Juárez Sarabia, Héctor Padilla Hernández.

Relacionada: Estados Unidos prohíbe entrada al expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa

También los actuales diputados Gustavo Alberto Pérez, José Celín Discua, Rodolfo Irías Navas, Gladys Aurora López, Miguel Edgardo Martínez Pineda, Sara Medina, Óscar Nájera, Milton Puerto, Audelia Rodríguez, Dennys Antonio Sánchez, Elvin Santos, Juan Carlos Valenzuela, Elden Vásquez, Welsy Vásquez y Román Villeda Aguilar.

Estados Unidos, en esta ocasión, está presentando la nueva facultad de restricción de visas como parte de su esfuerzo para ayudar al pueblo de Guatemala, Honduras y El Salvador a mejorar sus condiciones políticas, económicas y de seguridad. Muy a menudo, tales mejoras se topan con los obstáculos que representan la corrupción y la impunidad.

Además:¡Sin visa! Rostros de los 21 hondureños en la lista Engel por supuesta corrupción

En un comunicado, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, detalló que la estrategia de los Estados Unidos está orientada a abordar las causas fundamentales de la migración que anunció la vicepresidente Harris el 29 de julio.

Los desafíos en materia de gobernabilidad, como la corrupción generalizada, socavan los adelantos en áreas como oportunidades económicas, protección de los derechos humanos y seguridad civil.

"Nuestra intención es apoyar a los ciudadanos, organizaciones y funcionarios públicos en la región que han asumido el compromiso de infundir esperanza y generar oportunidades para los pueblos de América Central, fortaleciendo las instituciones democráticas, el Estado de derecho y la transparencia", señaló Blinken.

A familiares

A fin de impulsar este combate la corrupción, el jefe de la diplomacia estadounidense anunció una nueva política de restricción de visas en virtud del artículo 212(a)(3)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad relativa a la emisión de visas a funcionarios actuales o exfuncionarios de Guatemala, Honduras o El Salvador y otras personas que se consideren responsables o cómplices de atentar contra la democracia o el Estado de derecho.

Esto puede incluir actos de corrupción u obstrucción de instituciones o procesos democráticos, como subvertir la integridad y la independencia del sector judicial y de los fiscales anticorrupción.

Podrán negarse visas a las personas designadas conforme a esta política, incluidos sus familiares. "Al disponer estas restricciones estamos dando un mensaje claro de que quienes debiliten la democracia o el Estado de derecho en Guatemala, Honduras y El Salvador, no serán bienvenidos en Estados Unidos", advirtió Blinken.

La Prensa