Instisten a hondureños en mantener la calma tras detectarse primer caso de hongo negro

La mucormicosis no se transmite de persona a persona, según informó la Secretaría de Salud.

En Honduras se confirmó el primer caso de hongo negro en un hombre de 56 años de edad que había tenido covid-19. Imagen referencial
En Honduras se confirmó el primer caso de hongo negro en un hombre de 56 años de edad que había tenido covid-19. Imagen referencial

Tegucigalpa, Honduras.

Autoridades de la Secretaría de Salud hicieron un nuevo llamado de calma hoy a la población tras la detección del primer caso de mucormicosis, más conocido como hongo negro, en el país, asociado a la covid-19.

Las personas con hongo negro y que hacen uso de esteroides mantienen elevados los niveles de azúcar, por lo que este se aprovecha para poder alojarse, permanecer más tiempo y destruir el tejido en algunas personas. Además, puede llegar a provocar la muerte si alguien permanece varios meses sin darle importancia a este evento de salud.

La Secretaría de Salud aseguró que el paciente diagnosticado hasta ahora con mucormicosis en el país está evolucionando satisfactoriamente, sin embargo, ha tenido perdida de piezas dentales, por lo que le han removido tejido

“Las enfermedades de base tienen una mayor relación con respecto a la presencia de mucormicosis y hablando específicamente de personas que se han enfermado de covid-19, primero es la diabetes mellitus, luego aquellas personas que padecen de cáncer, pacientes con VIH/Sida y con lupus que tienen el sistema inmunológico débil, es allí cuando aprovecha el hongo negro porque tienen sus defensas bajas”, expresó el coordinador de enfermedades transmisibles y no transmisibles de la Secretaría de Salud, Homer Mejía.

Lea: La tribu hondureña Tolupán no se cansa de pedir justicia y derecho a la tierra

El funcionario manifestó que “esta es una enfermedad rara, como Secretaría de Salud no queremos alarmar a la población, sino explicar cuáles son los síntomas de la enfermedad, no se transmite de persona a persona y hay un mayor riesgo de que alguien pueda desarrollarla si tiene contacto con el hongo”.

Enfatizó que a medida que la edad del ser humano va avanzando, el sistema inmunológico va disminuyendo, por lo tanto, influye que sea una persona que tiene una enfermedad de base y que sea adulto mayor. Otra causa es que ese paciente no tenga un control de su enfermedad preexistente, ya que la exposición afecta tanto a hombres como a mujeres, es por ello la importancia de administrarse su medicamento todos los días.

Algunos de los síntomas de la enfermedad son: dolor en la cara, ya puede ser total o en una parte, coloración rojiza oscura alrededor de los ojos, el párpado inflamado, visión borrosa por ratos o doble visión, dolor intenso de cabeza, también esta persona puede llegar a presentar secreción nasal con espigas de sangre.

El hongo negro puede provocar desde reacciones leves a graves, esto va a depender del tiempo de evolución de que la persona tenga. Cuando está el hongo en su organismo y el caso es muy avanzado, hay una pérdida de la vista, ya sea parcial o total y se tiene que extirpar el ojo.

También: JOH anuncia que México donará 100,000 vacunas contra el covid-19 a Honduras

En los casos intermedios hay destrucción del tejido dentro de la parte de las mandíbulas; es decir, en la parte maxilar, y hay que hacer cirugía plástica en esa zona, quitando todo ese tejido que está dañado e inmediatamente proceder al tratamiento del hongo. Este proceso continúa hasta que se demuestra que ya no hay presencia de la mucormicosis en la sangre.

En casos leves cuando una persona es diagnosticada de forma temprana, la sintomatología se presenta a través de enrojecimiento en la parte de los ojos, esa coloración oscura en el rostro va desapareciendo, la inflamación del parpado va disminuyendo, la persona ya empieza a ver de manera correcta y con el tratamiento va a mejorar satisfactoriamente.

La evolución de los daños dependerá de cuánto tiempo esa persona ha permanecido con el hongo, en el caso del primer paciente hondureño diagnosticado con mucormicosis, tuvo pérdida de algunas de sus piezas dentales, por lo que los médicos tuvieron que realizarle implantes.

Homer Mejía detalló que el tratamiento para el hongo negro es la anfoterozina B, es de manera inyectable y afirmó que todos los hospitales de la Secretaría de Salud lo tienen a disposición, este medicamento solo puede ser administrado a nivel hospitalario, ya que tiene que ser monitoreado por un equipo médico.

La Prensa