Costos al agro se disparan 60% por pésima carretera en Honduras

Al menos 113 kilómetros de la carretera internacional entre San Pedro Sula y La Entrada están destruidos o llenos de baches

Hay partes que son más hoyos que pavimento. En el tramo a diario se registran accidentes.
Hay partes que son más hoyos que pavimento. En el tramo a diario se registran accidentes.

Santa Rosa de Copán, Honduras

El pésimo estado de al menos 113 kilómetros de la carretera CA-4, que comunica la ciudad de La Entrada y San Pedro Sula, ha tenido un impacto importante en la producción agrícola y ganadera, al igual que en los rubros turísticos y el transporte de la región de occidente.

La zona occidental, es decir, Santa Bárbara, Copán, Ocotepeque y Lempira, tiene como principal punto de abastecimiento de materia prima el norte del país, al igual que gran parte de la producción que se genera en el occidente se comercializa en San Pedro Sula, Choloma, Puerto Cortés, entre otros, por lo que el tránsito por la carretera CA-4 es primordial para sostener relaciones comerciales.

Sin embargo, durante los últimos dos años, los costos de producción para sostener la relación comercial de ambos extremos del país, han incrementado considerablemente por no tener una vía de acceso que facilite el paso de la materia prima y los productos, indican empresarios del occidente.

LEA: Infierno vial en occidente de Honduras golpea al comercio

Gilberto Moreno, presidente de la Asociación de Ganaderos y Productores de Copán (Agac), explicó que los costos de la producción agrícola y la ganadería han aumentado en el 60% para este departamento.

Moreno indicó que para poder trasladar a la zona norte lo que se produce en Copán, es decir leche, ganado, carnes o café, los productores deben invertir el 60% más que hace dos años. Mientras que traer materia prima del norte hacia el occidente, ahora, con la carretera casi intransitable, les cuesta el doble.

“Los costos de los fletes, por ejemplo, se han duplicado. Antes un flete de maíz de San Pedro para Copán nos costaba alrededor de 5,000 lempiras, hoy nos cuenta entre 8,000 y 9,000 lempiras. Un flete de una jaula para trasladar ganado desde Copán a la procesadora de Siguatepeque nos cobraba 12,000 lempiras y ahora pagamos 18,000 lempiras. Estos son costos permanentes”, explicó Moreno a LA PRENSA.

Además, una buena parte de producción de leche de Copán se vende a procesadoras de lácteos en San Pedro Sula y Siguatepeque, mientras que el café que se produce en el occidente debe ser trasladado hacia Puerto Cortés para su exportación, por lo que la carretera CA-4 debería estar en óptimas condiciones para facilitar el traslado de la producción.

Peligro
Los conductores viven la pesadilla de enfrentarse cada día a largas filas para poder avanzar entre San Pedro Sula y La Entrada. La carretera además es un peligro porque cuando llueve se producen derrumbes. LA PRENSA evidenció el suplicio diario de estas personas.

“La carretera de La Entrada, Copán, hasta Chamelecón está hecha un desastre, parece que comenzaron a parchearla y eso nos está ocasionando igual o peor fila que antes. Un camión cargado recorre el tramo de Naco a Chamelecón en 3 horas, las filas son interminables, lo recomendable es que los trabajos se hagan cuando haya menos vehículos”, recalcó Moreno.

Otra industria dañada es la de la producción de caña de azúcar, la cual se genera en La Entrada y que se traslada hacia San Pedro Sula.

Por su parte, Gledin Guerra, empresario de la ciudad de La Entrada, Copán, explicó que el turismo también es golpeado por los daños en la carretera internacional. “Las condiciones de la vía son inaceptables, tardamos hasta cinco horas para poder pasar el tramo de La Entrada hasta San Pedro Sula, esto no debe ser menos en una carretera internacional que comunica con otros países. El turismo está deprimido desde que comenzó la pandemia y con esa carretera menos turistas vienen del norte hasta el occidente”, lamentó.

Carlos Chinchilla, director ejecutivo del Espacio Regional de Occidente (Eroc), indicó que los bacheos son “solo un paliativo que básicamente se ha convertido en un negocio entre el gobierno y las constructoras. Lo que se debe hacer es conformar un bloque común que integre los distintos sectores productivos de la zona.

Chinchilla indicó que el tema de la carretera afecta directamente a la producción, turismo y al transporte, lo cual genera un impacto social también, ya que la sociedad no puede desarrollarse con su economía afectada.

La Prensa