Claman para que acabe crisis por agua en La Ceiba

Seis meses después de haberse dañado una de las bombas, el Sanaa la sustituye. Ceibeños han tenido que comprar agua, ya que por la falta de un motor no les llegaba.

En esta semana operará una de las bombas del Sanaa para abastecer de agua a La Ceiba.
En esta semana operará una de las bombas del Sanaa para abastecer de agua a La Ceiba.

LA CEIBA.

Esta semana doña Mirian Sosa ya podrá recibir en su hogar agua potable con más frecuencia debido a que el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) de la ciudad de La Ceiba comenzó desde la semana pasada a instalar en la planta elevadora de Danto, una de las dos bombas dañadas.

Ella es una de las decenas de personas que salieron a protestar hace unos días para que solucionaran la problemática. “Ya no aguantamos esta crisis de agua, no podemos vivir así. Pedimos al Sanaa que ponga en marcha el tanque de este sector porque a nosotros nos toca comprar el agua”, se quejó Rosa.

A los 21,700 abonados que tiene la institución en esta regional solo se les está dando agua mediante gravedad, por lo que las presiones bajaron a unos 250 litros por segundo, de 500 que se generaban. A esto se suman los bajos caudales del río Danto debido al verano.

Desde hace seis meses que se dañaron los motores los ceibeños han sufrido la falta de agua potable. En algunos sectores de la ciudad no llega el vital líquido por hasta un mes.

La bomba que generará unos 2,500 galones por minuto estaría lista para operar a finales de esta semana, según dio a conocer el personal que labora en la instalación.

Es un equipo nuevo que se está instalando, una bomba centrífuga adquirida en Estados Unidos que estará conectada a paneles automatizados. La inversión en la instalación anda alrededor de 3.5 millones de lempiras.

“Se busca aumentar la presión en la red ya que se logrará cargar el tanque de distribución que está en la planta de tratamiento. Esto nos ayudará a llegar a los sectores más lejanos con una mayor presión de agua”, explicó Luis Vélez, subgerente del Sanaa.

Luego que se finalice la instalación de la bomba, el personal del Sanaa gestionará la compra de un segundo motor de los dos que se dañaron.

La Prensa