Misión de Honduras y la CBP abordan situación migratoria

El embajador Luis Suazo y el canciller Lisandro Rosales se reúnen con la segunda al mando de Aduanas y la Patrulla Fronteriza Hoy llegan al Departamento de Estado.

60% de los migrantes que llegaron a EUA en marzo -103,900- fueron expulsados. El 28% ya habían sido deportados.(Photo by Ed JONES / AFP)
60% de los migrantes que llegaron a EUA en marzo -103,900- fueron expulsados. El 28% ya habían sido deportados.(Photo by Ed JONES / AFP)

WASHINGTON.

La crisis migratoria que vive el Triángulo Norte de Centroamérica y que pone a Honduras como uno de sus principales52 protagonistas movilizó una amplia comitiva hondureña a Estados Unidos para abordar las consecuencias de esas movilizaciones masivas.

Desde el miércoles, una nutrida delegación de alto nivel del Gobierno hondureño se encuentra en Washington como parte de una visita oficial de trabajo.

En el marco de varios encuentros para abordar la problemática, autoridades hondureñas se reunieron ayer con Debbie Seguin, comisionada adjunta para Asuntos Internacionales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

La delegación realiza nuevas gestiones ante autoridades de la administración del presidente Joe Biden en seguimiento a los temas prioritarios de la agenda bilateral entre Honduras y Estados Unidos, señala un comunicado oficial de la Cancillería.

En la reunión con Seguin participó el embajador de Honduras en Estados Unidos, Luis Fernando Suazo, y la directora del Instituto Nacional de Migración (INM), Carolina Menjívar. Hoy está prevista una reunión con miembros del Departamento de Estado.

“El espacio de conversación busca desarrollar y fortalecer el diálogo y la identificación de acciones conjuntas en el ámbito migratorio.

Asimismo, se discutieron puntos de interés y desafíos comunes sobre los actuales flujos migratorios”, señalan.

Estados Unidos ha presionado a los países centroamericanos por acciones concretas que contengan el flujo migratorio ilegal.

Cada vez que surge una nueva caravana, las alarmas se encienden en aquel país, ya que esa situación alienta a muchos más a emigrar agravando la situación en la frontera entre México y Estados Unidos donde se ha detectado un flujo sin precedentes.

Responsabilidad compartida

Para críticos del Gobierno de Biden, que el flujo migratorio se vea incrementado también es responsabilidad interna.

Los republicanos responsabilizan al Gobierno de abrir las puertas del país a los que cruzan la frontera ilegalmente y de provocar una “crisis” en la frontera entre Estados Unidos y México.

El congresista republicano por Texas Roger Williams dijo que es “una tragedia que niños tan pequeños, como de tres años, estén intentando realizar un viaje largo y peligroso solos”. “El Gobierno de Biden debe adoptar acciones urgentes a medida que la crisis en la frontera sigue poniendo en peligro a los niños”, indicó. \Para el congresista Jim Jordan, “el caos en la frontera podría haber sido evitado”, manteniendo las políticas de Donald Trump.

Altos funcionarios del Gobierno de Biden afirmaron que esta alza es temporal y responsabilizaron al Gobierno anterior por desmantelar la infraestructura federal para procesar a los indocumentados.

La Prensa