No hay acuerdos para fijar el ajuste al salario mínimo

Sector privado quiere que empresas con menos de 50 empleados no paguen ajuste. Los obreros exigen que el incremento sea igual al 4.01% que fue la inflación en 2020.

Para los empresarios, un ajuste como el que piden los obreros repercutirá en más desempleo.
Para los empresarios, un ajuste como el que piden los obreros repercutirá en más desempleo.

TEGUCIGALPA.

El sector privado y representantes obreros tienen hasta el 30 de abril para negociar y acordar cuál será el aumento del salario mínimo para este 2021, de lo contrario será el Gobierno el que decida cuánto será el ajuste con carácter retroactivo desde enero.

Rafael Medina, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), señaló que las negociaciones para el salario mínimo pueden reanudarse el próximo viernes ante la incertidumbre de que solo quedan 22 días para establecer el acuerdo tras cuatro meses de acercamientos entre los sectores.

Medina expresó que esperan la convocatoria para seguir conversando con el sector trabajador, empleador y el Gobierno para lograr un acercamiento en las posiciones que se han tenido hasta ahora y se pueda concretar el tema del salario mínimo en un año difícil como este.

Las propuesta del sector empresarial hasta ahora es que las empresas con 1 a 50 trabajadores no paguen el ajuste al salario mínimo, de 51 a 150 paguen el 1%, y que de 151 trabajadores en adelante paguen lo correspondiente a la inflación 4.01%. Añaden que el sector agrícola no dé el incremento.

Sentar precedente

Daniel Durón, secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT), expresó que ya se llegó a abril y esta situación está generando demasiadas expectativas.

Sobre la postura del sector empresarial donde señalan que de incrementar el salario mínimo habrá más desempleo, el secretario de la CGT señaló que “no es cierto que el salario mínimo genera desempleo”. “De acuerdo con los grandes pensadores de la economía, los ajustes salariales lo que deben generar es fortaleza a las empresas y capacidad de consumo”, afirmó.

La propuesta del sector obrero a los empresarios es que las empresas de 0 a 10 trabajadores deben pagar un ajuste del 4.01%, de 11 a 50 trabajadores 4.05%, de 51 a 150 trabajadores de 5%, y de 151 trabajadores en adelante que el ajuste sea del 6%. Durón señaló que no se puede aceptar un ajuste salarial mínimo a la inflación, ya que sería un mal precedente para las futuras negociaciones.

“No es posible que las empresas con menos de 50 trabajadores no paguen un nuevo ajuste al salario mínimo, como lo proponen los empresarios; de acceder nos metemos en un problema político”, señaló Durón.

Por su parte, Olvin Villalobos, titular de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social, expresó recientemente que confía en que el sector empresarial y el obrero logren llegar a un acuerdo sin necesidad de que el Gobierno tenga que intervenir.

Sobre la fecha límite para establecer el acuerdo, Villalobos no descartó que puedan dar una prórroga hasta que se logre el consenso, recordando que ya existen antecedentes.

Para algunos economistas, si el Gobierno fija el nuevo salario mínimo debe hacerlo con base en la inflación del país, que según el Banco Central de Honduras (BCH) es de 4.01%.

Actualmente, el salario mínimo se ubica entre los L6,762.70 y los L12,357.84, según la última tabla de salario mínimo que era válida durante 2020, donde el incremento fue de entre un 5% y 7%, dependiendo del tamaño de la empresa.

Hondureños sin salario mínimo

Una investigación del Observatorio Universitario en Demografía (ODU) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras señaló que más del 72% de trabajadores hondureños reciben menos del salario mínimo. Otro resultado de la investigación es que el 15.7% de la población gana de uno a dos salarios mínimos, el 1.6% recibe de dos a tres salarios mínimo, 0.6% de tres a cuatro, y el 1.5% devenga más de cuatro salarios mínimos al mes.

72.3% de la población ocupada en Honduras recibe menos del salario mínimo.

13,000 lempiras es el precio de la canasta básica para cuatro o cinco personas.

La Prensa