Más del 20% de la cosecha perderán caficultores en occidente

En Copán y Santa Bárbara, la destrucción de carreteras y derrumbes por las tormentas causaron un grave perjuicio en el corte y comercio de café.

Santa Bárbara y Copán, de donde se sacan millones de quintales de café, presentan daños en sus calles de terracería interna. Asimismo, la CA-4, por donde es llevado el producto para su comercialización, está destruida en Macuelizo, Quimistán y Ceibita, poniendo en riesgo el comercio y la vida de los conductores que van a occidente. Fotos: Franklyn Muñoz
Santa Bárbara y Copán, de donde se sacan millones de quintales de café, presentan daños en sus calles de terracería interna. Asimismo, la CA-4, por donde es llevado el producto para su comercialización, está destruida en Macuelizo, Quimistán y Ceibita, poniendo en riesgo el comercio y la vida de los conductores que van a occidente. Fotos: Franklyn Muñoz

SANTA BÁRBARA.

La caficultura, ya afectada por la migración de caficultores a otras actividades y la falta de cortadores, fue impactada por las tormentas con deslaves y destrucción de vías en occidente, y se estima que más del 20% de la cosecha se perderá en esa zona.

Eugenio Paz, coordinador regional para Santa Bárbara del Instituto Hondureño del Café (Ihcafe), informó que Santa Bárbara llegó a producir en una cosecha hasta 1.2 millones de quintales de café, pero en los últimos dos años, la producción ha bajado drásticamente a cerca de 750,000 quintales porque hay una migración de productores a Estados Unidos y otros países, así como hay falta de la mano de obra: cortadores.

Los productores pagan 26 lempiras en impuestos por quintal al Gobierno. A los asociados al Ihcafé se les retiene $13.25 por quintal oro, de los cuales se les devuelve $9 al cierre de año y el resto queda a la organización y el Fondo Cafetalero para asistencia técnica y reparación de calles. El Fondo Cafetalero ya está reparando vías.

Esta crítica situación, con la reciente devastación vial y en fincas, que dejaron Eta y Iota en este departamento, reducirá la producción a cerca de 600,000 quintales, lo que representa preliminarmente un 20% de pérdida de café.

“La caficultura se afectó por la migración de caficultores, después sequías, luego el covid, posteriormente las tormentas tropicales y la destrucción de la red vial cafetalera, y ahora la roya que se ha incrementado con la acumulación de agua por tanta lluvia que cayó. La planta de café sufrió un estrés por el exceso de agua, no tolera estar en lugares húmedos y esto provoca que pierda hojas, sufre defoliación”, detalló.

El especialista dijo que en Santa Bárbara solo por la roya se perderán 125,000 quintales de café y 30,000 quintales por derrumbes y deslaves en fincas. Hay 1,200 manzanas afectadas.

$124.90 precio del quintal de café. En la Bolsa de Valores de Nueva York se cotiza en $124.90 el quintal; pero en Honduras los productores reciben $80 debido a los intermediarios y procesos

Destrucción

En este departamento están siendo gravemente afectados por el daño de las carretera principales (RN20 y CA4), destrucción de carreteras primarias y secundarias en municipios y, los dos puentes de vital importancia geográfica sobre el río Aguagua y río Palaja.

Una mayor afectación está en Gualala, Ilama, Protección, Arada, San Nicolás, San Luis, Azacualpa, Nueva Frontera, Quimistán y Macuelizo.

“Cayó el puente sobre el río Aguagua, el cual comunica el sector cafetalero de Santa Bárbara con San Nicolás, y también fue destruida la estructura sobre el Palaja, que comunica la cabecera con la zona cafetalera de San Rafael, El Níspero y Arada, las cuales son quizá las zonas cafetaleras más importantes del departamento. También cayó el cabezal o el acceso al puente sobre el río Ulúa en el valle de Tencoa, el que comunica con San Nicolás”, dijo.

El Gobierno está pronto a culminar la instalación de un puente bailey sobre el río Palaja, y sobre el Aguagua se está construyendo un vado provisional; mientras tanto los cafetaleros deben usar un vado privado y pagar un peaje.

mg-cafe-140121 9 125(800x600)
400 kilómetros. Solo en Quimistán, el municipio más grande de Santa Bárbara, resultaron destruidos 400 kilómetros de vías destruidos 400 kilómetros de vías de tierra .

Impacto

En el departamento de Copán la situación también es negativa, informó Edwin Ventura, técnico extensionista y jefe de la agencia del Ihcafé en La Entrada, Copán. El experto dijo que la estructura vial es vital para que los productores se movilicen y La Entrada es el punto central de comercialización de este grano aromático para el departamento y productores de Naranjito y Protección, Santa Bárbara.

Ventura, quien ha hecho visitas de campo en las zonas productoras, ha registrado el daño en los accesos y calles de San Antonio, Florida, El Paraíso y Nueva Arcadia.

En quimistán cosecharemos 20,000 quintales de los 50,000 que producimos por la destrucción.

Teodoro Arita Vásquez, dirigente cafetalero Quimistán.

Según el experto, en Copán en cosecha se han llegado a producir cerca de tres millones de quintales y por la afectación de las tormentas se estima preliminarmente que la producción baje de un 15 a 20%, pero será al final del corte (marzo) que se tendrán datos concretos.

“Las lluvias provocaron que los frutos se cayeran, y hay falta de mano de obra. Esta semana estuve haciendo trabajos en fincas sobre pronósticos de cosechas, estimación de pérdidas por caída de frutos, enfermedades y falta de cortadores porque no hay calles y no pueden llegar”, agregó.

Hay gente que no puede pasar ni en burro las cargas de café, toca a lomo por la falta de vías.

José vásquez Mejía, dirigente cafetalero Macuelizo.

A burro y lomo

Teodoro Arita Vásquez, presidente de la junta local de productores de café de Quimistán, el municipio más grande de Santa Bárbara, dijo que la destrucción de las vías de terracería (400 kilómetros de 2,500 existentes), ha tenido un gran impacto en la caficultura.

“Hasta ahorita hay productores que no han podido sacar su cosecha”, dijo.

En Quimistán en una cosecha se producen 50,000 quintales de café, pero por la devastación se cerrará la cosecha con cerca de 20,000 quintales.

Edgar Peña, gerente de la alcaldía de Quimistán, informó que están desarrollando una reparación de las vías destruidas con un monto de cinco millones de lempiras y cinco frentes de equipos; sin embargo, el clima no favorable les juega en contra en los trabajos y aún hay comunidades incomunicadas afectando también a los productores de piña y cardamomo.

mg-cafe-140121 9 124(800x600)

Quimistán fue afectado en montaña y valle, y según la alcaldía hay una pérdida agrícola de 57 millones con fincas soterradas y una afectación directa en 500 manzanas. Walter Villela, productor de la aldea El Guanal, de Quimistán, dijo que la devastación de las carreteras en esa zona es total.

“Quizá lograremos recoger solo un 40% de la cosecha. La alcaldía nos ha mandado maquinaria, pero seguimos moviendo la carga a lomo de gente y en mula. A veces toca en lomo caminando cinco kilómetros porque ni las motos pueden entrar”, comentó Villela cuya familia se dedica a este cultivo desde hace 30 años.

José Obdulio Vásquez Mejía, representante de los cafetaleros de Macuelizo, dijo que ahí hay cerca de 1,350 cafetaleros asociados y otro 20% independientes sobre esa cantidad y la destrucción de las calles de terracería es grave, pues “hay gente que todavía no puede pasar ni en burro y toca a lomo hasta donde se pueda acceder en el vehículo” y esta situación lleva casi dos meses. Hay 2,500 hectáreas sembradas en Macuelizo y se perdió un 50% de la producción por derrumbes, falta de mano de trabajo, caída de fruto verde por las heladas.

mg-cafe-140121 127(800x600)

“Teníamos mano de obra en la zona, pero como se partieron los cerros la gente tuvo que salir a otros partes y ahora estamos escasos también de cortadores. Las pérdidas son millonarias y después de la tormenta vienen las plagas y los hongos”, dijo.

Yadira Angélica Silva Perdomo, vicealcaldesa de Macuelizo, informó que las vías internas del municipio fueron gravemente dañadas por las tormentas. La agricultura y la caficultura están afectadas directamente. Se ha hecho difícil la reparación de las vías porque hay poca maquinaria para contratar porque hay daños en otras partes del país. La alcaldía ha dispuesto casi tres millones de lempiras para estos trabajos y recibieron 1.5 millones del Gobierno por Fuerza Honduras II.

“Estamos trabajando para agilizar las reparaciones, todavía hay trayectos donde no se puede transitar, la gente está moviendo sus productos a burro y lomo. Se nos informó que el Gobierno está mandando una empresa para reparar 34 kilómetros en la Seis de Mayo y Callejones”, finalizó.

Este mes abordarán en el CN la construcción de la CA-4

SAN PEDRO SULA. La construcción de la CA-4, carretera que conduce de occidente a la Capital Industrial, se retomará de nuevo en el Congreso Nacional este mes de enero, pues es una urgencia nacional según diputados. LA PRENSA recorrió esta vía y constató que, luego de las tormentas tropicales, está parcialmente dañada y constituye un peligro para los conductores, y amenaza con interrumpir el comercio.

Entre Ceibita, Quimistán, Macuelizo y La Entrada hay múltiples derrumbes y enormes baches. En Chiquila y Sula, el río Chiquila arrancó 70 metros de carretera y la redujo a solo un carril y es cuestión de tiempo para que ceda.

Sergio Castellanos, diputado de Santa Bárbara por Libre, dijo que la bancada de Libre volverá a presentar un proyecto de ley para la construcción de esta carretera porque “es una vergüenza” y cada día se ven por lo menos cinco carros dañados por caer en hoyos.

Asimismo, se oponen a un proyecto de concesión de esa carretera porque los hondureños pagan los impuestos vehiculares más altos de la región y no se reflejan en construcción de vías.

La Prensa