Daños en el tendido eléctrico y carros destruidos dejó Iota en San Pedro Sula

En varias zonas, el paso vehicular fue obstaculizado por la caída de grandes árboles que cedieron con los fuertes vientos. Pese a tormenta, casas en los bordos siguen en pie.

En Sunseri, tres benjaminas cayeron sobre tres taxis. En el bulevar del sur hay tierra con piedras por pequeños derrumbes. Fotos: Moisés Valenzuela.
En Sunseri, tres benjaminas cayeron sobre tres taxis. En el bulevar del sur hay tierra con piedras por pequeños derrumbes. Fotos: Moisés Valenzuela.

SAN PEDRO SULA.

La tormenta tropical Iota dejó un incalculable número de árboles derribados, daños en el tendido eléctrico, carros destruidos, zonas inundadas y más familias damnificadas en la Capital Industrial.

Las lluvias, que desde la mañana del martes se sintieron con mayor intensidad, vinieron acompañadas de fuertes vientos que azotaron techos, puertas y causaron caídas de árboles y postes del tendido eléctrico. Hasta ayer no se reportaban pérdidas de vidas humanas por la tormenta en la ciudad.

La 7 calle, entre 1 y 2 avenidas del barrio Barandillas amaneció obstaculizada por un gran árbol que cayó la noche del martes y cubrió la mitad de la calle.

kb-sps1-191120(800x600)
Por sus fuertes vientos, los sampedranos dijeron sentir mucho miedo. Varios árboles cayeron, al igual que postes del tendido eléctrico, lo que dejó sin energía a varias zonas de la ciudad.

Lo mismo sucedió en el bulevar de Jardines del Valle, adonde vecinos con sierras eléctricas cortaron en pedazos el frondoso árbol que limitaba el paso.

Ayer se cumplieron dos días que un árbol en la 9 calle, entre las 3 y 4 avenidas del barrio Las Acacias cedió por las lluvias.

Uno de los daños más grandes se ocurrió en el barrio Sunseri, adonde tres árboles cayeron en línea y destruyeron tres taxis que se encontraban estacionados justo en la 9 calle, entre las 13 y 14 avenida.

Gran susto se llevaron los vecinos del lugar cuando escucharon el estruendo a eso de las ocho de la noche, porque las raíces levantaron unos diez metros de acera.

kb-sps8-191120(800x600)

“Anoche (martes) vinieron los bomberos, pero dijeron que primero tenían que venir los de la Enee porque el tendido eléctrico que se cayó y no podían cortar las ramas”, contó Gissell Alvarenga, habitante del sector.

“Esto ya días lo esperábamos porque cuando vino Aguas de San Pedro a poner unos contadores cortaron unas raíces gruesas y debilitaron el árbol. Yo fui a la Municipalidad para que me dieran permiso para cortarlo y no me lo dieron. Gracias a Dios no cayó sobre las casas”, compartió Omar Muñoz.

En la colonia Stibys, la caída de un poste del tendido eléctrico hizo que los pobladores pasaran toda la noche y parte del día sin energía eléctrica.

En el bulevar que conduce al sector El Carmen se vinieron abajo varios árboles y postes del tendido eléctrico que también dejaron sin el fluido eléctrico a varias colonias de la zona. El desastre abarcó varias cuadras hasta llegar a las colonias El Paraíso y Mayorca.

En el bulevar del sur quedaron pocos de tierra y piedras a causa de pequeños derrumbes en El Merendón frente a la colonia Suazo Córdoba. Pese al crecimiento de los ríos Bermejo y Blanco, las familias que residen en los bordos no quisieron abandonar sus casas de láminas y madera.

Ayer llegaron policías preventivos a persuadirlos de evacuar, pero se negaron. “Pusimos cosas con bastante peso sobre las láminas para evitar que se las llevara el viento, pero sí daba miedo”, expresó una de las habitantes del bordo de río Blanco.

La 13 calle de Paz Barahona continúa cerrada porque el martes la corriente le arrancó varios metros de asfalto.

kb-sps7-191120(800x600)
La Prensa